Construir desde el trabajo comunitario

Debajo de una mora, ocho mujeres pusieron la olla, los fideos y cocinaron su primer guiso comunitario. Fue así que nació el proyecto de la Cocina Comunitaria Nuevo Amanecer. “La primera comida que preparamos fue un guiso de todos los colores y desde ahí no paramos hasta hoy. En ese momento no reconocíamos que era una cocina comunitaria, sino una mera cuestión solidaria”, contó Fátima, integrante del grupo de mujeres y referente de la Red de Cocinas Comunitarias de Tucumán.

De a poco descubrieron las lógicas del espacio que construyeron y entendieron qué significaba una cocina comunitaria. A diferencia del comedor, la cocina comunitaria fortalece los vínculos de la familia en la mesa donde se comparte, se pregunta y se nuclea a los hijos con los padres.

Escuchá el informe de La Palta

Audio disponible para ser compartidos y difundidos libremente, citando las fuentes de origen.

Producción: Colectivo de Comunicación Popular La Palta