Amenazas a la vida

Fotografía de Javier Sadir | Colectivo La Palta

Fotografía de Javier Sadir | Colectivo La Palta

Monsanto sigue incremetando denuncias. El uso de glifosato está señalado como responsable de cáncer y enfermedades que generan malformaciones u otros problemas graves en las familias que viven en las zonas aledañas a las plantas de Monsanto, como se demostró luego del primer juicio penal por el uso de agrotóxicos. Esto llevó a que organizaciones sociales de diferentes partes del mundo se expresaran en contra de este tipo de empresas.

En Córdoba se conformó la Asamblea "Malvinas lucha por la vida" para denunciar la contaminación y exigir el respeto a la salud. Se trata de un movimiento que surge en oposición a la instalación de la empresa Monsanto en el barrio Malvinas Argentinas. Desde hace meses, la Asamblea realiza acampes, marchas y charlas para hacer frente a la multinacional.

La planta cordobesa de Monsanto se encuentra a diez kilómetros del barrio de Ituzaingó, en el cual un grupo de madres luchan por un medio ambiente sano y libre de glifosato. Cabe recordar que las "Madres de Ituzaingó" encabezaron el primer juicio penal que determinó que las fumigaciones con agrotóxicos cerca de zonas rurales eran un delito.

Sofía Gatica es referente de las Madres de Ituzaigó y desde el año pasado denuncia la contaminación de la planta de Monsanto que se instaló en localidad de Malvinas Argentinas. Con participación activa en el repudio, Sofía fue reprimida y amenazada de muerte. En el último mes, Gatica recibió constantes amenazas que involucraban a sus hijos. La referente denuncia que le exigieron abandonar la campaña contra Monsanto a cambio de la vida de sus hijos. Sofía deja en claro que el mismo hombre que la extorsionó hace un mes para que cerrara su cuenta de Facebook y dejara de asistir a los acampes en contra de Monsanto, fue quien la amenazó con la muerte de sus hijos. "Empezaron a llover papeles en mi trabajo y dentro de mi cartera con (escritos) 'tus hijos no vivirán'", dice Sofía Gática y explicó que no dio a conocer los hechos desde un principio por temor, pero las sucesivas amenazas llevaron a Sofía a realizar la denuncia. "Tengo miedo por la salud de mis hijos, tengo miedo que les pase algo. Yo vine obedeciéndoles a estos señores para que no pasara esto", explica Gatica, quien permanece con custodia policial.

"Yo le pido a Monsanto que deje en paz a mi familia que nada tiene que ver", solicita la referente de Madre de Ituzaingó y añade que "si ellos quieren diálogo, que vayamos al diálogo. Pero que no toquen a mis hijos. Yo si tengo que dejar el predio lo voy a dejar, en estos momentos es más importante mi familia". Sofía define a Monsanto como un empresa genocida y mafiosa "porque eso no se le hace a las personas que defienden el derecho a la salud y a la vida".

La Constitución Nacional y las legislaciones Nacionales e internacionales garantizan el derecho a protestar. Todos los argentinos pueden manifestarse ante los atropellos a la vida y al bienestar social. Denunciar, exigir y construir en sociedad son acciones que no pueden faltar en un estado democrático.

Javier Sadir

jsadir@colectivolapalta.com.ar

Insumos cortesía de Enredando las Mañanas | Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA)