“Doná vida, en vida”

531176_302336776504743_135268689878220_805276_663029392_n

Día a día son más las personas que padecen enfermedades de la sangre como leucemia, anemia aplástica, linfoma, mieloma, enfermedades metabólicas y déficits inmunológicos. Estas enfermedades pueden ser tratadas con el trasplante de médula ósea. Lamentablemente son pocos los pacientes que cuentan con la posibilidad de encontrar un donante familiar compatible. Los que no cuentan con este beneficio se ven obligados a recurrir a los registros internacionales de donantes voluntarios. Muchas personas piensan que ser donante de médula ósea es un tanto riesgoso. Que te puede causar una infección, que puede dejarte paralítico o hemipléjico, que puede traer consecuencias de salud a futuro. Afortunadamente, estas deducciones no son más que temores del pasado.

Ser donante de médula ósea hoy en día consiste en tener entre 18 y 55 años, gozar de buena salud (no se debe poseer antecedentes de enfermedades cardíacas, hepáticas o infectocontagiósas), buena voluntad y estirar el brazo para dejarse sacar sangre. Sangre que además regresa al organismo. Así de sencillo.

Una vez que alguien se registra como donante, se extrae una unidad de sangre que se tipifica y se analiza  para un registro internacional de donantes de médula. Si alguna vez alguna persona que necesita la donación coincide con la unidad de sangre extraída del donante, se establece una comunicación con el país, luego con la provincia y luego con el centro que registró al donante para contactarse con este y consultar si aún continúa con la idea de ser donante. Si la respuesta es afirmativa, se realizan nuevos análisis para comprobar que el voluntario posee un buen estado de salud.

Luego de eso la donación es muy simple. Consiste en colocar al donante en una máquina que se llama Aféresis donde se le saca sangre por un brazo. Esa sangre pasa por una máquina que extrae las células madre y que vuelve a colocar la sangre en el mismo lugar. Además, dos o tres días antes se le coloca al donante una vacuna para que pueda producir más células madre y le saquen más cantidad en menos tiempo.

En comunicación con La Palta, Liliana Ramponi, coordinadora de la Fundación Flexer, explicó “el proceso no es nada riesgoso. No se debe confundir con la médula espinal”. Con respecto a la importancia de la donación de médula ósea, Liliana agregó “en la medida en que mayor cantidad de gente registrada haya, mayores posibilidades hay de conseguir un donante. Hoy las posibilidades son de 1 en 40000”.

El 1 de abril fue el día del donante de médula. Desde la Fundación Flexer se tomó a abril como el mes del donante de médula. En relación a esto es que el día 26 de abril en la plaza San Martín de la capital tucumana, de 8 a 13 h se llevará a cabo la primera de una serie de campañas en camino a los 10 años del registro de donantes en Argentina y en Tucumán. Según lo que adelantó la coordinadora de la fundación “ese día se va a realizar una colecta de sangre y se va a habilitar el registro de donantes”.

Así, bajo el lema “Doná vida, en vida” se convocó a los colegios de la provincia a sumarse al “efecto mariposa”, que consiste en trabajar con un cuento que tiene que ver con la solidaridad para que luego cada colegio se presente con 500 mariposas que se van a colgar en las plazas, siendo este el marco para que la gente pueda acercarse, donar sangre y registrarse como donante.

Javier Sadir

jsadir@colectivolapalta.com.ar

¿Dónde donar?

Banco Central de Sangre: Av. Mitre 236 - Todos los días de 7 a 13 h

Servicio de Hemoterapia del Hospital de Niños: Pje. Hungría 700 - Viernes de 8 a13 h

Se puede tomar un té o mate con galletitas antes de ir (desayuno no graso)

Informes:

Tel: 0800 555 4628

Web: www.incucai.gov.ar/cph

www.fundacionflexer.org

Facebook: SUMATE- DONA VIDA EN VIDA

Fundación Flexer (Tucuman). Ayuda a niños con cancer