Saber escuchar, saber prevenir

Imagen de Naito8 / FreeDigitalPhotos.net

Imagen de Naito8 / FreeDigitalPhotos.net

Los gestos más simples se asocian a un sonido. Una página que se deja atrás para pasar a la próxima, la llave buscando la cerradura al llegar a casa al final del día, la bocina chillona de un conductor impaciente. Ruidos, música y voces tejen el día a día. Para más de 275 millones de personas, sin embargo, éste es un mundo con el volumen a cero. La Organización Mundial de la salud ha elegido el 3 de Marzo de cada año como el Día Internacional de la Audición. El propósito es concientizar y fomentar la salud de los oídos y la audición.

En su sitio web, la OMS lista las principales causas de sordera. Muchas de ellas son prevenibles, por lo que las acciones tendientes a evitar la aparición de nuevos casos están enfocadas a reforzar los eslabones más débiles de la cadena de hechos que hacen que una persona pierdan la capacidad de oír.

  • Infecciones crónicas del oído
  • Enfermedades para las que existen vacunas: rubeola, sarampión, paperas y meningitis.
  • Problemas en los primeros días de vida: ictericia, bajo peso al nacer y falta de oxígeno durante el parto.
  • Exposición a ruidos excesivos, ya sea por razones laborales o bien por esparcimiento (música)
  • Medicamentos tóxicos para el oído
  • Traumatismos craneales y cuerpos extraños en el canal auditivo
  • Vejez

Teniendo en cuenta la naturaleza de muchas de estas causas, no sorprende que el 80% de los casos de sordera se encuentren en país de bajos y medianos recursos, donde el acceso a la salud y la educación se ve entorpecido por razones económicas y culturales. Al aparecer la sordera o un defecto en la audición, el ciclo se perpetúa ya que esta condición dificulta el desempeño escolar y laboral, e impone barreras sociales muy difíciles de sortear. ¿Cuántas personas que trabajan en atención al público conocen el lenguaje de señas? Bancos, instituciones públicas, incluso pequeños comercios -los lugares que un ciudadano visita diariamente- no siempre están preparados para recibir un cliente con problemas de audición.

Para que cada vez sean menos las personas que deben enfrentar estas situaciones que los aíslan, el mensaje es bastante claro. Cuidar a la madre y al niño por nacer, cumplir el calendario de vacunación y hacer cumplir las leyes que hacen a la salud en el trabajo son los primeros pasos. Para los que ya sufren de problemas en la audición, ofrecer alternativas de tratamiento temprano. Y para aquellos que ya no pueden revertir su situación, buscar los medios para integrarlos a un mundo que los necesita más allá del sonido.

Cecilia Morán

cmoran@colectivolapalta.com.ar