El arte de hacer rock en este tiempo

La cultura del rock

Fotografía cortesía de BJWOK - freedigitalphotos.net
Fotografía cortesía de BJWOK - freedigitalphotos.net

El rock representa para la cultura un motivo de expresión, de cambio y de resistencia. El rock es cultura desde el mismo momento en que se dice rock. Pensarlo como algo separado es malinterpretar la cultura misma.

En Tucumán, desde el Ente Cultural, muchos años se rechazó al rock. Tanto es así que numerosas bandas tucumanas no encontraron un lugar adecuado para posicionarse, mostrarse o simplemente tocar. "Hasta el día de hoy no hay lugares para tocar", comenta Puchenko, integrante de la banda de rock tucumana "Skaraway", y agrega que hubo una series de movidas como grupos que tocaban en la calle o el surgimiento de la agrupación de bandas conocida como "MUR" (Músicos Unidos por el Rock),  "que tenía como reivindicación principal la apertura de lugares, aunque nunca se logró. Fue un movida que logró que el rock sea considerado arte". A esto se sumaron hechos que marcaron la noche tucumana, como ser la causa de Paulina Lebbos, y con ello el tope horario. "Si había un lugar habilitado era para que toque una banda de folclore o de cumbia", explica Puchenko respecto a los impedimentos que padecieron en la provincia los rockeros.

Estas cuestiones hicieron que muchos jóvenes músicos se desmotiven o no logren la trascendencia que merecían en el arte. Incluso el hábito de asistir a un recital ya no es el mismo en la provincia que hace unos años atrás. "El rock nacional es cultura nacional", afirma Willy Quiroga, miembro fundador del grupo Vox Dei. "Es tan importante como el folclore o el tango.  Yo pienso que hay que tomar al rock como algo que pertenece a la cultura argentina", agrega Willy, quien cuenta que mucha gente le comenta que Vox Dei forma parte de la familia argentina.

Desde los 60 hasta hoy

Si se compara el rock de los 60 con el actual, las diferencias son notables. El mundo ha cambiado y con ello las denuncias. La música que sin duda marcó los modos de hacer y de decir, atravesando la cultura nacional, hoy no se presenta de la misma manera. "Los tiempos fueron cambiando y hoy en día los chicos se fueron dando cuenta que el mundo es muy difícil de cambiar", dice Willy, y agrega que "al contrario, parecía que el mundo tiene más fuerza y los cambia a ellos".

El miembro fundador de Vox Dei considera que es muy difícil recuperar aquellos tiempos y que "hay algunas bandas que pueden que estén ese terreno, lo que pasa es que los medios no la consideran", responsabilizando en cierta medida a los medios por el cambio de discurso y de motivación de las bandas de este tiempo. "Lo bueno es que cuando empezamos éramos cinco y hoy en día el movimiento es multitudinario", rescata Willy, y hace mención especial a la necesidad de que las bandas tengan una raíz propia, "muchas bandas imitan a los Rolling Stones o a Nirvana cuando en realidad deberían tener un motu propio".

Hechos que saturaron sonidos

El 30 de diciembre de 2004 no fue una noche más para el rock. Cromañón se llevó la vida de 194 personas entre los que abundaban jóvenes rockeros. Esa noche se dijo "basta" de la peor manera. Tuvo que ocurrir la tragedia para que las autoridades pongan el ojo en las normativas nocturas y en la clandestinidad a la que se vio obligada a recurrir la cultura del rock. La clandestinidad que lleva a que las bandas toquen en locales no habilitados o a la deriva de lo ilegal.

"Callejeros" fue la banda sentenciada en el hecho a partir de que uno de sus fanáticos fue el que prendió la bengala que inició el incendio. "Debería serviles a otras bandas para que no vuelva a ocurrir semejante cosa. No solo a las bandas sino también a la gente que va a ver a las bandas", comenta Willy Quiroga en referencia a la responsabilidad que tienen los músicos con el público.

Mucho se dijo al respecto. Más allá del grado de culpabilidad o inocencia, es indiscutible que el arte no es delito y que este hecho señaló a los músicos antes que a las autoridades que deberían hacer del rock un arte que se exprese por fuera de la clandestinidad.

Javier Sadir

jsadir@colectivolapalta.com.ar