Un sueño animal se cumplió

 Fotografía de Virginia Villá

Fotografía de Virginia Villá

Hay personas que luchan por los que menos tienen. Otras que pelean por sus derechos. También están las que trabajan por un mundo más justo. Y así, entre los diversos modos de ayudar, están los que destinan sus esfuerzos en la asistencia a los animales.

En febrero de 2009 nace la Cadena Mascotera, a partir de la cuenta de Facebook de Alejandra Palermo, quien convocó voluntades para cuidar de cientos de perros callejeros en busca de un hogar. “Hemos llegado a tener 200 animales a cargo siendo 33 personas”, cuenta Alejandra, miembro fundadora de la Cadena Mascotera. Entre perros de tránsito, castraciones masivas y  operaciones, estos jóvenes se hicieron cargo de los animales.

En el 2012 se produjo un quiebre en la organización, que llevó a una reestructuración en los modos de hacer y en las metas a largo plazo. “Entonces nos planteamos: ¿Cómo solucionar el problema de los animales en la calle? Pensemos en lo importante a largo plazo”, comenta Alejandra, siendo este el planteo que despertó el interés de los miembros de la Cadena Mascotera por utilizar los recursos de manera eficiente. “Entonces se nos ocurrió crear un Centro Asistencial Primario de Animales”, dice Alejandra. Así, lo que parecía un sueño se hizo realidad el sábado 19 de julio, cuando se inauguró el primer Centro Asistencial Primario de Animales (CAPA) en Tucumán.

Ubicado en La Rioja 19, el Centro Asistencial posee consultorio, salón de usos múltiples, peluquería canina y tienda de mascotas. Además, se cuenta con la presencia de un médico veterinario de 16 a 21. “La idea es que sea una veterinaria normal y que, con lo que se gane, se pueda asistir a todos los callejeros gratis”, explica Alejandra, dejando en claro que el Centro se mantiene a partir de las donaciones de la gente y las diferentes actividades que llevan a cabo. También se establecieron tres tipos de socios: el de $30 mensuales tiene un 10% de descuento, el de $50 mensuales tiene bonificada la consulta al 50% y el de $100 tiene cobertura total. “Muchos lo relacionan con un obra social, porque yo pago $100, vengo y lo atienden gratis”, expresa Alejandra. 

La venta de tartas, las maratones, las ferias de ropa, las cenas a beneficio y las rifas fueron las actividades que ayudaron a la creación del CAPA. “Hay mucho marketing, tenemos diseñadores porque esto es así, entra por los ojos. A los perritos vos le sacas una foto con una cámara réflex, con brillo en el pelo, le ponés un moño y lo adoptan en siete minutos”, explica Alejandra, destacando que la idea es ser accesibles para la gente.

El desafío ahora está en sostener el trabajo del Centro. “La gente ayuda mucho por suerte, es muy solidaria”, aclara Palermo. Sin embargo, la colaboración siempre es necesaria. Esta casa de animales está abierta a todos. “La gente que quiera adoptar o tenga animales para dar en adopción, sabe que ahora tiene un lugar. Yo lo que quiero que entiendan es que esto es un Centro asistencial de perros callejeros gratis, pero no es un albergue o refugio”, afirma Alejandra, explicando que no hay recursos suficientes para hacer del Centro un espacio de refugio.

Cabe recordar que todas aquellas voluntades que quieran sumarse a este desafío o realizar donaciones, pueden hacerlo comunicándose a través de la página de Facebook o acercándose al CAPA. 

Más información:
Cadena Mascotera- FB