¡Que se haga el folclore!

Fotografía: Susy Shock

Fotografía: Susy Shock

Susy Shock vuelve a los pagos de la infancia, los que le enseñaron el folclore, donde vivió su madre, donde queda la casa de su abuela. Esta vez viene con un disco bajo el brazo y una banda de músicos que se lo sabe de pe a pa.

Aunque Tucumán sea un punto más en la gira de este disco, que la llevó por distintas partes del país y de Latinoamérica, hay algo, como un círculo, que se termina de cerrar en esta ciudad. Y es que fue justamente Rosa, esa abuela tucumana, quien hace muchos años le confió el que se convertiría, mucho tiempo después, en el nombre de su disco: Buena vida y poca vergüenza. Una de esas frases que marcan. “Cuando yo le pregunté cómo hacía para estar tan linda me contestó así: "Buena Vida y poca vergüenza" Y esa frase es y fue siempre una guía en mi vida, en este disco, por ser el primero, viene perfecto como una presentación al mundo de esta cantora”, cuenta Susy.

Incipiente cantora, sí, pero poeta de larga data y siempre con un pie sobre el escenario. No está claro si son poemas cantados o canciones de alto vuelo lírico, pero con Susy Shock las definiciones son limitaciones. Se trata en todo caso, a decir de ella misma, del “poemario con el que vengo tocando y viajando por el país y otros países, esa especie de diálogo entre poemas y canciones”.

La parte estrictamente musical está a cargo de la banda, que la artista considera como su familia, compuesta por Caro Bonillo (piano, guitarra y voces), Sole Penelas (cuatro y voces) y Horacio Vázquez (percusión). Además del formato tradicional, la presentación en Tucumán tendrá sus ingredientes especiales, pues contará con la presencia de dos amigos de la artista como lo son Mariano Barrionuevo con su música y “la Barby Guamán que nos va a bailar como ya lo hemos hecho en tantos lados”, adelanta Susy.

Que otros espectáculos sean ‘lo normal’. En el que se prepara para la noche del sábado, el espectador tucumano desprevenido se encontrará, probablemente, con una invitación a desobedecer ciertos mandatos anquilosados al ritmo de canciones con aires folclóricos. Por su parte, Susy buscará generar un encuentro como ya lo viene haciendo en sus presentaciones anteriores “(Espero) lo mismo que pasa en cada rincón del país, que se abra la ronda, que se prenda la llama de la ritual y amorosa poesía, que multipliquemos el encuentro, que los ojos hablen... y que se haga el folklore!”.

La apuesta por mostrar algo nuevo, aunque más no sea desde el juego del arte, puede parecer arriesgada, en Tucumán y en muchas otras partes del mundo. El mundo está lleno de gente que todavía hoy marcha contra los derechos de los demás, de los que miran por arriba del hombro con odio y miedo, de casas y escuelas que enseñan a cerrar las cabezas en lugar de abrirlas, a leer lo ajeno en lugar de leerse e interpretarse, recrearse y armarse un camino. Con todo, Susy Shock, cantadora de la diferencia, parte de esa otra parte del mundo más colorida y más despierta, tiene una visión optimista sobre el tiempo que se viene: “Somos un país, dentro de un continente, muy machista, absolutamente patriarcal, que aunque esté muriéndose en esas formas y en esos fondos, sigue dando pelea con todo lo que tiene, ¡y además lo tiene todo!, con lo cual la lucha es tremendamente desigual, pero está muriéndose, con todas sus lógicas y toda su vieja escuela, y sus pilares arcaicos, está muriéndose, y nosotres somos generaciones de lo nuevo, que quizá no lo veamos, pero que andamos obstinadxs y hermoses, acá y allá dándole duro a ese otro mundo que va naciendo (sic)”.

Todos aquellos obstinados con ganas de ese otro mundo posible, de arte, de poesía monstruosa y música haciéndole juego, están invitados este sábado 14 a las 22 horas en el Centro Cultural Virla (25 de mayo 265). Las entradas anticipadas para el evento pueden conseguirse a través de la página de Facebook de los organizadores, Colectivo LGBTIQP en Lucha .