El IPLA sigue dando de qué hablar

protesta-ipla
protesta-ipla

Son conocidas las entradas que realiza el IPLA  (Instituto Provincial de Lucha contra el Alcoholismo) en compañía de la policía a diversas fiestas que se realizan a lo largo y ancho de la ciudad. Con el discurso de la prevención del alcoholismo relucen sus armas y con ayuda de empujones y golpes desalojan los lugares y confiscan bienes. Hasta ahí todo "legal". El pasado 21 de setiembre la irrupción se produjo en la Facultad de Psicología, perteneciente a la Universidad Nacional de Tucumán, durante una fiesta por el Día del Estudiante. La misma fue ilegal porque al ingresar violaron la autonomía universitaria, esto es que la policía no puede ingresar en territorio universitario salvo orden de las autoridades de la casa de estudios. Como no había permiso el operativo se desplegó en la ilegalidad.

Por este motivo estudiantes, tanto de Psicología como de otras facultades de la UNT, se concentraron frente a la oficina del IPLA para manifestarse en contra del proceder del organismo que se manejó con violencia y prepotencia secuestrando elementos de los estudiantes que se encontraban en la fiesta. "Ingresaron mostrando las armas, recordando a épocas de la dictadura", comentaba un dirigente estudiantil con respecto a lo sucedido. Además comentaron que se realizará una denuncia penal por la violación de la autonomía universitaria.

Aunque se piense que la policía "está para cuidarnos" la historia demuestra que nació para estar al servicio del poder. La herramienta que se necesita para amedrentar a  los estudiantes, a los trabajadores, a los pobres. El aparato represivo que se funda en la legalidad y que tantas veces es más ilegal que cualquier delito.

Marianella Triunfetti

mtriunfetti@colectivolapalta.com.ar