Todos podemos aportar desde nuestro espacio

Fotografía de Exequiel Reinoso | Colectivo La Palta

Fotografía de Exequiel Reinoso | Colectivo La Palta

El otoño llegó al hemisferio sur y con él una nueva estación se marcó en el calendario, aquel papel que entre tantos números esconde importantes fechas que quedan en el olvido. El pasado 21 de marzo se conmemoró el Día Mundial de la Forestación, fecha propulsada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en el año 1971. 44 largos años han pasado desde aquel día en el que se pensó que la celebración tendría el carácter de concientización, donde se logre destacar la importancia de cuidar los bosques y todo tipo de aborlado que nos ofrece la naturaleza. Actualmente la celebración ha quedado extinguida como los cientos de árboles que son destruidos por el hombre día a día.

En su sitio oficial, la FAO manifiesta mediante estadísticas que, durante el último decenio, cerca de 13 millones de hectáreas de bosques fueron convertidos por el hombre en tierras destinadas a otros usos o se han perdido debido a causas naturales, en comparación con 16 millones de hectáreas por año en la década de 1990. Si bien la deforestación se ha reducido en índices mundiales, Freddy Carbonel, ecologista tucumano, comentó que esto no se vive de igual manera en el norte del país, dado al funcionamiento de la Minera Alumbrera Ltd., una de las empresas más contaminantes de la Argentina. La misma está ubicada en territorio catamarqueño y tucumano y es considerada por los diferentes grupos ecologista como ecogenocidas, que cometen delitos de lesa humanidad y lesa naturaleza.

Por otro lado, el ingeniero agrónomo Ángel Cardozo comentó a La Palta por qué debemos mantener vivos a nuestros bosques. “La importancia de la conservación de los bosques es indiscutible. En el plano internacional mucho se está trabajando para evitar la tala indiscriminada y la deforestación de los grandes “pulmones” del planeta. Pero nosotros también podemos trabajar desde nuestro pequeño espacio, para que mantengamos el pulmón verde de Tucumán y aportemos cada uno a mejorar la ecología”, expresó.

Además, Cardozo explicó que esta fecha es olvidada por casi toda la población y que las instituciones educativas deberían ser las primeras en generar compañas de forestación, a fin de trabajar desde la temprana edad con los niños.

Los árboles son imprescindibles para la vida. Gracias a ellos se logra la regulación del clima a nivel mundial, se albergan numerosas especies de flora y fauna, se contribuye a la conservación de la biodiversidad, entre otros beneficios. Es por eso que es importante que todos cuiden los bosques y el arbolado de las ciudades.

Es tiempo que el hombre deje de considerar que la Tierra es una pista de carreras y la naturaleza es un obstáculo a vencer para que de una vez por todas se pueda mantener el pulmón verde del mundo.

Exequiel Reinoso

ereinoso@colectivolapalta.com.ar