Alto a la tuberculosis

Fotografía: WHO/HM.Dias

Fotografía: WHO/HM.Dias

El 24 de marzo de 1882, Robert Koch presentó sus hallazgos sobre el bacilo de la tuberculosis. Más de 200 años después y con el Día Mundial de la Tuberculosis conmemorando esa fecha, el desafío de vencer a esta enfermedad sigue vigente. La tuberculosis es una enfermedad que se transmite por el aire, prevenible y curable. A pesar de ello, casi un millón y medio de personas murieron en 2011 por esta causa,  y 64000 fueron chicos. La mayor parte de estas muertes se producen en países de bajos y medianos ingresos, demostrando una vez más la íntima relación entre las trabas económico-culturales y el acceso a la prevención y el tratamiento adecuados.

Se cree que una de cada tres personas tiene tuberculosis latente, es decir que aloja al bacilo pero no ha desarrollado la enfermedad ni es capaz de contagiar. Hay factores que favoren el paso de latencia a actividad, como el tabaquismo y las enfermedades que disminuyen la respuesta inmunológica con el VIH/Sida o la diabetes, por nombrar solo algunas. Estrechamente asociada al VIH/Sida, la tuberculosis afecta a más de la tercera parte de las personas infectadas por el virus y es la principal causa de muerte en este grupo.

Infografía-TB
Infografía-TB

El tratamiento es largo y requiere la ingesta de muchas drogas, lo que es motivo de abandono en muchos casos, favoreciendo que la enfermedad siga desparramándose. Además han aparecido formas multiresistentes de la enfermedad, es decir que no responden a los antituberculosos usuales y necesitan tratamiento más agresivos, con nuevas drogas, que no se consiguen con facilidad.

Sin embargo, no todas son malas noticias. Las estrategias que se han puesto en marcha han permitido que la tasa de mortalidad por tuberculosis baje un 41% desde 1990 hasta 2011. Se descubren nuevas formas de diagnosticar la enfermedad más rápidamente, lo que acelera el acceso al tratamiento. Se estima que 20 millones de personas se salvaron gracias a la Alianza Alto a la Tuberculosis, que cuenta con el patrocinio de la Organización Mundial de la Salud. Con el compromiso de todos los sectores involucrados y de cada uno de nosotros, derrotar a la tuberculosis es una meta alcanzable.

Cecilia Morán

cmoran@colectivolapalta.com.ar

Fuente: Organización Mundial de la Salud