Un mensaje de inclusión sobre ruedas

Fotografía de Pedro Vicente

Fotografía de Pedro Vicente

Carolina y Tomás, los dos personajes principales de la obra teatral Sobre Ruedas, no solo están separados por una distancia territorial, que se disminuye gracias al chat. Entre ellos existe una distancia social, una barrera que los separa: la discriminación y los prejuicios hacia las personas discapacitadas. En Tafí Viejo, los alumnos del Colegio General José de San Martín presentaron esta pieza ante un gran número de personas, que no escatimaron los aplausos.

Tomás dice: "¿Sabes qué? Lo peor de estar en una silla de ruedas es tener que bancarte a la gente. O salen corriendo como si fuera contagioso, o te pudren con preguntas haciéndose los amables”. Con esas palabras se produce un quiebre en la historia virtual entre Caro y Tomás, dos jóvenes que se conocen por la red. Ambos simpatizan y quieren conocerse, pero ella no se imagina que él se movilice en silla de ruedas. Al verlo, Caro sale corriendo. Y es aquí cuando al público se le eriza la piel y, por un momento, esa realidad parece tan cercana que es imposible no sentirse identificado. Así lo comentó Paola Gonzaléz, una de las espectadoras. “Esa obra representa un realidad que hoy en día estamos viviendo, de cómo son lo adolescentes en el mundo virtual, de cómo estamos llenos de prejuicios y de discriminación. Luego de verla, me da la sensación de que tengo esa mirada de lástima hacia las personas discapacitadas. Con eso me sentí identificada, y realmente me llevó a reflexionar y me dejó una enseñanza”.

Sin lugar a dudas la intención de la presentación fue hacer un llamado a la reflexión, fue lograr que el público se reconozca en cada una de las situaciones y piense por qué la inclusión de las personas discapacitadas es una realidad no muy cercana. Cristian Visuara, director de la obra y profesor del colegio, contó que “la pieza apela a la inclusión, a la aceptación del otro, al respeto a sus diferencias. Es incluir en la diversidad. Esta obra forma parte de un proyecto socio-educativo del colegio, el cual se les propuso trabajar a los chicos”.  

Fotografía de Pedro Vicente

Fotografía de Pedro Vicente

Desde principio de año, los jóvenes trabajaron distintas obras teatrales, aunque eligieron Sobre Ruedas, de María Ines Falconi, para compartirla con la comunidad. Para la puesta en escena, los chicos estuvieron 4 meses ensayando y trabajando en comisiones. Algunos trabajaron la parte actoral, otros sonidos y luces, y otros adecuaron el guión al contexto local.

“Es algo que el profesor ha implementado, y que yo no vivía cuando iba al colegio. Me hubiese gustado participar de este tipo de actividades porque es algo muy bueno, que deja mucha enseñanza y se puede avanzar sobre distintas problemáticas juveniles”, destacó Paola. Gracias al apoyo de la institución educativa, la iniciativa se concretó con un éxito rotundo y, como explicó Visuara, esperan seguir repitiéndola cada año.

A largo de la historia entre Caro y Tomás también se reflejó cómo se construye y reproducen los distintos estereotipos sociales, y cómo el no pertenecer a esas categorías mentales genera la discriminación en el ámbito diario. Para Samuel Tejera (Tomás) reconstruir su personaje fue todo un desafío. “Fue salirse de la categoría de 'chico normal' y ponerse en lugar del otro, de las personas discapacitadas que a diario forman esa 'coraza' que les permite continuar ante las situaciones de discriminación”.

El objetivo de la presentación se cumplió con total éxito. Al igual que Paola Gonzalez, cada uno de los espectadores se llevó una enseñaza, una sonrisa y un pensamiento. Una iniciativa que buscó el respeto a los derechos humanos y, sobre todo, dejar de lado los prejuicios y formar una sociedad igualitaria.