Día Internacional de la Mujer

El próximo jueves, 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, también conocido desde sus inicios como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. En esta fecha se conmemora la lucha que día a día llevan las mujeres por una participación igualitaria en la sociedad que, en el caso de la Argentina, es altamente machista. Durante los últimos años, el Día Internacional de la Mujer ha adquirido una nueva dimensión. El creciente movimiento internacional de la mujer, reconocido por las Naciones Unidas mediante cuatro conferencias mundiales, ha contribuido a que la conmemoración sea un punto de convergencia para realizar actividades en pos de los derechos de la mujer y su participación en la vida política y económica. En este sentido, Tucumán no será la excepción. Al igual que en otras provincias argentinas, se realizarán diversas actividades destinadas a revalorizar el lugar de la mujer en la sociedad.

En esta oportunidad, una serie de eventos son organizados por el Observatorio de la Mujer – Tucumán, en conjunto con las instituciones que componen la Red Provincial contra la Violencia hacia la Mujer. Si bien el cronograma completo no está definido, se informó desde el Ministerio de Desarrollo Tucumano que desde el día 5 de marzo se realizarán las jornadas denominadas “Cuidando-NOS, Iº Movida por la Salud Integral de la Mujer”. Las mismas se llevarán a cabo en las instalaciones del Hospital Centro de Salud, en el horario de 09:00 a 12:30 h.

Esta fecha es una ocasión para reflexionar sobre los avances que se han conseguido a lo largo del tiempo, pero también es necesario tomar conciencia de todo lo que aún falta. Argentina es un país tradicionalmente machista, un país en el que actualmente se puede ver a hombres discriminar laboralmente a mujeres por su género. Igualmente se pueden encontrar mujeres que naturalizan la desigualdad que reina en la sociedad, muchas veces tomando la violencia como parte de la rutina, “No hay mujer que no resulte sospechosa de mala conducta. Según los boleros, son todas ingratas; según los tangos, son todas putas (menos mamá). En los países del sur del mundo, una de cada tres mujeres casadas recibe palizas, como parte de la rutina conyugal, en castigo por lo que ha hecho o por lo que podría hacer”. (1)

También se pueden encontrar personas que en su discurso se llenan la boca de palabras en pos de los derechos de la mujer pero, como dice el dicho, “de lo dicho al hecho hay un gran trecho”. Al llegar a su casa, al vivir la rutina, como un terrón de azúcar en agua, lo derechos de las mujeres se disuelven hasta perderse.

Exequiel Reinoso

ereinoso@colectivolapalta.com.ar

. (1)- “Patas arriba. La escuela del mundo al revés” – Eduardo Galeno- Madrid: Siglo Veintiuno de España Editores