Una justicia incapaz

 Fotografía de Javier Sadir | Colectivo La Palta

Fotografía de Javier Sadir | Colectivo La Palta

Un fallo que cuestionó a la justicia tucumana. Un caso que despertó a un país para luchar contra la trata. "Marita", el nombre que identificó a miles de mujeres a las que le robaron su dignidad, su identidad y sus derechos. Seis meses pasaron desde que el histórico juicio por el secuestro y desparación de María de los Ángeles Verón finalizó con la absolución de todos los imputados. "La absolución de los 13 imputados fue un golpe muy bajo", afirma María Belén Lembo, abogada de Fundación María de los Ángeles, y no deja de remarcar la vergüenza, la impotencia y el asombro de los que lucharon y siguen luchando por Marita.

Además, resulta frustrante pensar en los esfuerzos que abarcó el proceso de debate oral y público. La exposición a las víctimas y los desequilibrios emocionales que implicaba el rememorar en un testimonio los horrores atravesados, fueron un desafío que ponía en riesgo la salud de los testigos. "Era volver a revivir todo lo que han pasado ellas hace diez u ocho años atrás. Todas las psicólogas nos decían que era contraproducente y ha sido todo un logro escuchar a las chicas contar lo que ha pasado. Pero eso no se ha visto", explica Lembo y hace alusión a que las víctimas no fueron tratadas como se lo merecían, ya que no han sido valoradas como víctimas ni tenido las garantías que marca la ley de trata.

Sin embargo desde la Fundación que encabeza Susana Trimarco, mamá de Marita, consideran que la principal causa de la bochornosa situación fue la falta de capacitación de parte de los jueces y defensores. La constante ausencia de conocimiento e información son cosas que hoy se reconocen con claridad. "Fue el primer juicio en Tucumán de estas características. Capaz que los jueces sintieron mucha presión pero son las reglas de juego", considera la abogada de la Fundación.

Actualmente el camino hacia la concreción del juicio político a los jueces se encuentra paralizado por las medidas cautelares presentadas por ellos. En cuanto a la causa de Marita, un recurso de casación fue presentado ante la corte de la provincia."Nosotros hemos dado dos opciones. Le pedimos a la corte de la provincia que anule totalmente el fallo y que se vuelva a realizar un juicio", comenta Lembo. Es una opción complicada por el riesgo que implica exponer nuevamente a las chicas al fantasma de su pasado, y agrega que "la otra opción es que se condene a las personas que tienen pruebas suficientes para condenar".

Desde el  Gobierno Nacional, el tema fue considerado como referente para la propuesta de la nueva reforma del poder judicial que llevaría a una democratización de la justicia. Ante esto, María Belén comenta a La Palta que "no sé si el cambio a la democratización haga más capaz a un juez".

En Tucumán, muchas opiniones encontradas hicieron del caso un tema delicado. Un tema que puso en la boca de todos a una de las mafias más poderosas del mundo y que llevó a la justicia a casos como los de Fátima Mansilla, joven explotada en la red de tratas que tiene como imputada a Daniela Milhein y que será elevado a jucio oral en la Cámara I en los próximos meses.

"Para mi la justicia existe, hay que saberla aplicar solamente", concluye la abogada de la Fundación María de los Ángeles y reflexiona; "los consursos para llegar a jueces se tienen que respetar y que no gane el amiguismo ni la parentela, sino que los concursos sean transparentes y que la posibilidad esté para todos los que estudiaron para eso".

Javier Sadir

jsadir@colectivolapalta.com.ar