Una sentencia esperada

Fotografía cortesía de Bruno Cerimele - Agencia Infoto
Fotografía cortesía de Bruno Cerimele - Agencia Infoto

Esta semana, la causa por el secuestro y desaparición de María de los Ángeles Verón encontró un bocado de justicia. Luego del histórico y decepcionante fallo del juicio llevado a cabo en 2012, en el que todos los imputados quedaron impunes, todo parecía perdido. Sin embargo, la lucha de Susana Trimarco, mamá de Marita Verón, recibió el apoyo de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán.

Con un nuevo tribunal compuesto por los doctores Emilio Páez de la Torre, Dante Julio José Ibañez y  Juana Francisca Juárez, el lunes a la mañana se dio inicio a lo que se conoce como audiencia de visu. ¿Qué quiere decir esto? En esta audiencia el tribunal toma contacto con los imputados, revisa los fundamentos de la causa y la fijación de las penas. Además se da lugar a los alegatos de las partes: fiscalía, querella y defensa. Así, cada parte solicita la pena que le corresponde a cada imputado y expone sus argumentos.

La fiscalía solicitó 25 años de prisión y la detención inmediata de los imputados hasta la fijación de la sentencia, que se llevó a cabo el día siguiente. También el Ministerio Público Fiscal dio clase acerca de las modificaciones y nuevos convenios en el Derecho Argentino sobre ley de trata. La fiscalía afirmó que el marco de análisis de la Corte Suprema de Justicia es la trata de personas y que los testimonios dieron cuenta del delito.

La querella por su parte solicitó 25 años de prisión, exigiendo la prisión inmediata para  los imputados desde el día de la sentencia. Además, el abogado querellante Carlos Garmendia explicó que se remitieron a los casos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos para exigir el resarcimiento por la desaparición. Por su parte, el abogado D'antona explicó la peligrosidad procesal de ciertos imputados, como Daniela Milheim, en el juicio. Por eso se percató de la posibilidad de fuga y solicitó la prisión domiciliaria de los imputados hasta el día de la sentencia.

La defensa solicitó penas mínimas. "Considero inocentes a mis defendidos", dijo el abogado de Daniela Milhein y negó la posibilidad de fuga de sus defendidos. En la audiencia de visu declararon ante el tribunal los imputados. "Mi lucha también viene desde hace 12 años. Tengo un hijo enfermo y no tengo trabajo", declaró Daniela Mihein, imputada por considerarse cómplice de la desaparición de Marita al haber tenido secuestrada a la víctima en su domicilio, según testigos. Además, Milhein hizo referencia al poder político de Susana Trimarco al declarar que "la soberbia es una discapacidad que afecta a las personas que tienen una cuota de poder". También declaró José 'el Chenga' Gómez, considerado coautor del secuestro de María de los Ángeles Verón. El imputado recordó a su madre y manifestó que está condenado por la sociedad: "La gente en la calle se aleja de mí". Gómez afirmó que Trimarco le arruinó la vida pero no le tiene rencor e hizo alusión, al igual que Milhein, al poder político de la madre de Marita.   

El martes al mediodía se conoció el nuevo fallo, después de un año y varios meses desde la absolución. Los diez imputados de la audiencia de visu fueron condenados por ser coautores penalmente responsables del delito de retención y ocultamiento agravado para el ejercicio de la prostitución en concurso ideal en perjucio de María de los Ángeles Verón. El tribunal otorgó 22 años de prisión a los hermanos José Fernando 'el Chenga' Gómez y Gonzalo José Gómez. Además, Daniela Natalia Milhein y Andrés Alejandro González fueron sentenciados a 18 años de prisión. Por su parte, Carlos Alberto Luna y Domingo Pascual Andrada fueron condenados a 17 años tras las rejas. María Azucena Márquez recibió una pena de 15 años, mientras que Humberto Juan Derobertis recibió 12 años de cárcel. Las penas mínimas fueron para Mariana Natalia Bustos y Cinthia Paola Gaitán condenadas a 10 años de prisión.

Esta sentencia fue celebrada por muchos y representó un caso clave para el Poder Judicial argentino. "Esperaba mucho más, pero estoy conforme", manifestó Susana Trimarco a la prensa y dejó en claro que va a seguir luchando junto con sus abogados y sus familiares por encontrar a Marita Verón. Además, Trimarco resaltó que en la sala estaban ausentes los hermanos Rivero y Rubén 'la Chancha' Ale, a quien definió como "desaparecedor de personas".

Doce años pasaron desde aquel 3 de abril de 2002, en el que María de los Ángeles Verón fue secuestrada. Doce años de una causa emblemática en la lucha contra la trata de personas y los Derechos Humanos. Marita Verón, un nombre que resuena desde lo político, lo social y lo humano. Una sentencia que se hizo esperar.

Javier Sadir

jsadir@colectivolapalta.com.ar