Un socorro seguro, una compañía legal

 Fotografía de Javier Sadir

Fotografía de Javier Sadir

En Argentina, como en la mayor parte de Latinoamérica, el aborto es ilegal y está penalizado; incluso los abortos considerados no punibles son condenados por la sociedad conservadora. A pesar de esto, la práctica clandestina e ilegal a la que se someten cientos de mujeres no puso fin a que las mujeres decidan no abortar, ni que las feministas dejen de organizarse para que los abortos seguros sean accesibles, simbólica y económicamente, cada vez para más mujeres.

Decir “aborto” genera una serie de reacciones que convierten en un absurdo tabú la problemática de género. Pocos conocen que el aborto como práctica viene pujando por encontrar respuestas en la sociedad desde tiempos remotos. Siguiendo la genealogía feminista desde la década de los 60 y 70, se encuentran diversos grupos de acción respecto a la asistencia en abortos de mujeres alrededor del mundo. Tal es el caso de “Llamando a Jane”, el grupo de mujeres de Chicago que atendían los pedidos de abortos y derivaban a las mujeres a un médico de bajo costos que con el tiempo descubrieron que nunca fue médico. Fue entonces cuando las mujeres del grupo de Chicago se animaron a llevar adelante la práctica por sí mismas. En Francia ocurrió algo similar con mujeres que luego se capacitaron en Inglaterra, pero fue en Italia donde surgió el grupo llamado “Socorro Rosa”. Este grupo se reunía en el sótano de una casa a hacer los abortos gratuitos con médicos que pertenecían al partido comunista y que luego fueron detenidos.

Inspiradas en estas experiencias de feministas de hace cuatro décadas, en Argentina se encuentra un grupo de activistas que realizan socorros rosas. “Nos sentimos identificadas con esas prácticas de acompañar el derrotero del aborto de las mujeres que llegan a nosotras”, comenta Ruth Zurbriggen, integrante del Colectivo Feminista La revuelta y del Socorro Rosa de Neuquén. “En estos años hemos aprendido muchísimo y nos hemos ido apoderando sobre el qué decir y hacer”, agrega Ruth remarcando que algunos médicos confían en la práctica de las socorristas por el simple hecho de la experiencia en abortos.

¿Qué es un socorro rosa?

Las socorristas rosas de Argentina atienden los llamados de mujeres que por diversos motivos no desean continuar con el embarazo.  A partir de los avances en la medicina y la tecnología, estas mujeres se valen de apoyo médico para realizar la práctica con el uso de un medicamento llamado “Misoprostol”. Estas pastillas producen contracciones uterinas que provocan el aborto. El medicamento se comercializa en Argentina con el nombre de Oxaprost y en otros países como Cytotec. Existen tres métodos seguros para usarlo: vaginal, sublingual y bucal.

La importancia de dar a conocer el uso seguro del Misoprostol  está en el hecho de que “es sugerido por la Organización Mundial de la Salud para se utilice en países donde el aborto es ilegal, porque reduce riesgos y daños” según comenta la socorrista de Neuquén, quién agrega que “el tema también es usarlo en las dosis adecuadas y en las semanas adecuadas”.  

Con este medicamento, y con las organizaciones en red de las socorristas, se sistematizó la práctica y se produjo evidencia de lo que se hace respecto al uso del medicamento como así también de las mujeres que desean abortar. “Esa evidencia permitió comprobar que de las 160 mujeres que llegaron el primer año, el 32% llegaba porque la derivaba personal de salud”, afirma Ruth.

Luchar en el “mientras tanto” para sobrevivir a la condena social

Las socorristas rosa acompañan a las mujeres en esta experiencia profundamente personal. Para ello proponen encuentros colectivos entre las mujeres que, por diversas razones, decidieron abortar. “Se encuentran la de 45 años que tiene que abortar con la de 18, con la de 32, con la que tiene hijos, con la que no tiene hijos, con la que el marido la acompaña, con la que va a abortar a escondidas del marido, con la que se dejó con el novio, con la que cree que su novio pinchó el preservativo para que ella se embarace, con la que tiene el marido preso, con la que el marido no quiere que use anticonceptivos”, explica Zurbriggen respecto a estos encuentros.  De esta manera, las diversas mujeres asistidas siguen el aborto juntas y se acompañan en los controles médicos, poniendo en otros términos la práctica del aborto legal. “Nosotras creemos que los socorros rosas tiene que servir como evidencia para el sector de salud, cuando sea legal, de un modo de atención a las mujeres”, dice Ruth y agrega que “el 54% de las mujeres que llegaron a nosotras el año pasado ya están atravesando su maternidad. Las articulaciones con salud nos garantiza el armado del terreno necesario para el aborto legal”.

Se encuentran la de 45 años que tiene que abortar con la de 18, con la de 32, con la que tiene hijos, con la que no tiene hijos, con la que el marido la acompaña, con la que va a abortar a escondidas del marido, con la que se dejó con el novio, con la que cree que su novio pinchó el preservativo para que ella se embarace, con la que tiene el marido preso, con la que el marido no quiere que use anticonceptivos.
— Ruth Zurbriggen

Es en el “mientras tanto” que las socorristas quieren actuar. Y es con ese objetivo claro que se brinda la asistencia y se articula con sectores de la medicina. Como dice la integrante del Colectivo La Revuelta: “porque necesitamos que trabajadores de la salud realicen los controles post aborto y garanticen los abortos no punibles”.

Desde esta mirada se lleva a cabo la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito en Argentina. No cabe duda que el aborto clandestino es un gran negocio de las corporaciones médicas en este país, que perjudica a las mujeres de sectores marginales. Ser conscientes de la complejidad del tema es una forma de velar por la vida de las mujeres que deciden sobre su cuerpo. “Los 500 mil abortos (al año en Argentina) dan cuenta de que la penalización del aborto no impide su práctica”, afirma Ruth Zurbriggen, dejando en claro que “las mujeres imponen su propia ley cuando deciden abortar”.

Para más información:

http://socorristasenred.blogspot.com.ar/

-Tucumán - "Socorro Rosa":

Claro: (0381) 155889042