Un arbolito por pera

 Fotografía de Javier Sadir

Fotografía de Javier Sadir

Hace unas semanas, los cerros tucumanos lucharon contra las llamas. Alrededor de cinco días, personal de la Dirección de Defensa Civil de la provincia, Bomberos de la Policía de Tucumán y Bomberos Voluntarios de los municipios de Yerba Buena, Tafí Viejo y Alderetes trabajaron en el cerro San Javier. Aunque se logró controlar los focos de incendios, la destrucción del fuego en la naturaleza fue inevitable.

Acostumbrados a mirar el verde los cerros, los ciudadanos se encontraron con humo blanco. Esta situación conmovió a muchos tucumanos. Y es así como Lucas Blanco sintió la necesidad de hacer algo. Este joven puso en acción la iniciativa "Un arbolito por pera". La misma se inició con la intención de reforestar los cerros y toda zona dañada por los incendios. "Ha sido algo que nació de manera inconsciente e impulsiva", expresa Lucas en referencia al origen de la iniciativa, puesto que la afición de Lucas por los árboles y su conocimiento en germinación no son suficientes para realizar la tarea. "Yo propuse que se sume gente que sepa del tema y que armemos un grupo de trabajo para hacer algo a conciencia", aclara Blanco, dando a conocer que  "la idea nunca ha sido agarrar los árboles que nos donen, subir por mi cuenta al cerro y plantar cualquier cosa".

En esa búsqueda de colaboración, este joven recibió la recomendación de no intervenir el lugar y dejar que la naturaleza sola haga su trabajo. A partir de ahí la tarea se volcó a los barrios, escuelas, hospitales y todos los lugares en donde puedan llevar esta jornada de concientización. "Me parece importante llegar a otros puntos de la ciudad porque el mensaje que plasma es una acción concreta", comenta Lucas, dejando en claro que lo fundamental está en llevar adelante la propuesta y que no quede como una idea en el aire. A su vez, la idea no se termina en la acción concreta de plantar un árbol en una escuela, sino que el objetivo es seguir trabajando y generar un movimiento que esté dispuesto a ir a donde se los necesite.

Por ahora son pocos, pero no significa que la iniciativa no tenga la fuerza para crecer. "Quiero que surja de la gente, yo no me quiero poner el estandarte de guía", expresa Lucas al relatar el modo de desarrollo que espera de esta propuesta. Así, este joven soñador desea que toda la gente interesada participe y se entusiasme. "Lo que yo quiero es que la gente misma proponga 'mira, vivo en tal barrio, no hay ni un árbol en todas la veredas' o 'la plaza de la esquina de mi casa no tiene ni un árbol' y que todos participemos de la acción", comenta Lucas. Además, se hace necesaria la presencia de gente capacitada en ciencias naturales que aporte sus conocimientos para un trabajo más rico y aprovechado. El pasado sábado Lucas recibió el apoyo de la Universidad Tecnológica de Tucumán (UTN), lo que significó un gran paso para esta propuesta.

La invitación a sumarse y colaborar está abierta. "Yo me conformo con recibir un árbol aunque sea, si yo he generado eso en una persona ya está", dice Lucas Blanco en reflexión a su propuesta. Solo queda hacer de la idea una acción.

Para colaborar podés comunicarte al facebook de "Un arbolito por pera"  o acercar tu arbolito todos los sábados a la rotonda de Yerba Buena de 10 a 17 h.

Javier Sadir

jsadir@colectivolapalta.com.ar