A 4 años aún piden justicia por Ariano Biza y Emanuel Gallardo

Ariano+Biza.jpg

“Hoy queremos que no se olviden”, “sí o sí vuelve a cero”, “nadie nos garantiza nada”. Estas son algunas de las frases que repite una y otra vez Paula Villagrán, cuñada de Ariano Biza, uno de los jóvenes que murió el 29 de abril del 2015 cuando se incendió la Brigada Norte de Tucumán. Tanta insistencia le permite dejar en claro el mensaje de justicia y al descubierto lo mal que funciona el Poder Judicial de la provincia. Luego de tantos años hay varias preguntas por responder, entre ellas cómo se inició el fuego aquel día. Lo que sí está claro es que Ariano y Emanuel Gallardo murieron a causa de la negligencia de la fuerza policial.

Hoy es un nuevo aniversario. Paula comenta las novedades de la causa y duda, a veces, si dio o no aún alguna información.“Creo que eso ya te conté la otra vez”, dice al recordar que los cinco policías imputados están libres y siguen prestando servicio en la fuerza.  Se trata de subcomisario Daniel Cuellar y otros cuatro policías: Diego Alejandro Paz, Luis Alberto González, Néstor Raúl Ruiz y Sergio Elio González.

“Hoy queremos que no se olviden”

Emanuel y Ariano - foto de Paula Villagran,

Emanuel y Ariano - foto de Paula Villagran,

Ariano Biza y Emanuel Gallardo eran dos jóvenes tucumanos que estaban alojados en la Brigada junto a otros 12 chicos. Todos en el mismo calabozo. Ariano tenía 22 años y su sonrisa es el gran recuerdo con el que se quedó su familia; Emanuel era tres años más grande, vivía en el Colmenar y trabajaba en la panaderìa de su familia. “Catalino” solían decirle sus amigos. Ambos llegaron a la Brigada por contravención policial, la moneda con la se maneja la policía en los barrios vulnerables de Tucumàn.

Emanuel habló por teléfono con su mamá aquel 29 de junio. Solía hacerlo hasta 5 veces por día porque, a pesar de estar preso, estaba en contacto permanente con su familia a través de un teléfono celular. Ese día pudo contarle a su familia todo lo que sucedía en la Brigada Norte. “Quedate tranquilo” fue lo último que le dijo su mamá, Noemí Chabán.

Ariano vio a su cuñada por última vez la noche anterior al incendio. Paula fue a llevarle la cena y vio cuando los policías lo regañaban, pero él le hizo un gesto tranquilizador con el que parecía asegurarle que todo iba a estar bien. 

“Sí o sí vuelve a cero”

Luego de 4 años, las novedades de la causa no son para nada alentadoras. El pedido de elevación a juicio está hecho desde  2018 pero los imputados solicitaron la nulidad, la cual fue denegada por la justicia hace unos días con un claro argumento. “El juez ahora pide modificar la carátula. El juez dijo, ‘están pidiendo la nulidad de una elevación a juicio y ni siquiera saben por qué están imputados, porque la imputación esta re mal hecha’”, cuenta Paula. La causa estaba caratulada como abandono de persona y ahora, explica, deberá imputarse a los policías por homicidio y abandono de persona.

“La angustia de pensar que tuvieron que pasar 4 años para que un juez se avive y vea que estaba mal imputado. El desgaste, el andar y decir ‘no hay nada’. Mirás para adelante y para atrás, y no hay nada”, lamenta Paula. Junto a Noemí ya conocen por completo la Fiscalía V y Juzgado Nº 1, donde se encuentra la causa. Desde ambas dependencias, explican que no hay aún asignados fiscal ni juez, respectivamente, lo que convierte al camino en un laberinto.  “Todos subrogan y dan un punto de vista diferente”, explica Paula.  

“Nadie nos garantiza nada”

Los 4 años que pasaron no son suficiente para la justicia de la provincia. Lejos de bajar los brazos, las familias Biza y Gallardo deciden cumplir con lo que le prometieron a su hijo y cuñado. Porque saben lo que es el camino de pedido de justicia, porque al igual que las familias de Facundo Ferreyra o Ismael Lucena, encuentran en la lucha una forma de apaciguar tanto dolor.

“Bajonearse no, porque desde el minuto cero supimos que esto era largo. Ya ves lo de Ismael (Lucena), 10 años para que se logre algo. Nosotros sabemos que esto es largo, cansador, tedioso, pero no vamos a bajar los brazos. Hoy ratificamos el pedido de justicia, cualquiera que lo vea de afuera dirá que estamos todos locos, no se avanzó en nada”, insiste Paula.