Aborto, más allá del derecho negado

 Imagen cortesía de Salvatore Vuono /  FreeDigitalPhotos.net

Imagen cortesía de Salvatore Vuono / FreeDigitalPhotos.net

En estos últimos días la discusión en torno al tema del aborto ha vuelto a instalarse en los espacios públicos y privados. Si bien es un tema que se encuentra presente continuamente, existen momentos o acontecimientos que le dan más fuerza y visibilidad. Por estos días fueron dos los hechos determinantes. Por un lado el “Encuentro nacional de mujeres”, que en esta ocasión se hizo en la ciudad de Posadas Misiones, donde como todos los años,  se puso a la vista las preocupaciones, inquietudes y problemáticas de las mujeres argentinas.  Por el otro, el hecho de que la justicia porteña niegue el acceso al aborto no punible de una mujer víctima de la trata, avivó aún más la discusión. A este último caso se le sumó como corolario la negación del Hospital San Martín, de la ciudad de La Plata, de este mismo derecho establecido en el Código Penal a otra mujer víctima de violación. Estos dos últimos casos despertaron opiniones que iban más allá de los argumentos a favor o en contra de los abortos en sí. Las más irracionales, que quitan legitimidad a cualquier postura sostenida en la fe y la caridad, son las que apuntan a cuestionar la vida de estas mujeres. Especulaciones sobre si una de las mujeres era o no efectivamente víctima de la trata, o si la otra (mujer en situación de prostitución) había sido o no violada. En ambos casos se está ejerciendo un juicio sobre la vida privada de las personas, un juicio sin fundamento alguno sostenido (por así decirlo) en el más absoluto prejuicio y sin el menor respeto hacia estas mujeres.

De más está decir a estas alturas, que el aborto no punible es un derecho, que la objeción de conciencia es personal y no institucional, que estos casos no deberían judicializarse. Se hace ahora necesario dar un paso adelante en la discusión, un avance en el sentido de la profundización del debate. Superar la consigna “aborto sí, aborto no” o los encasillamientos simplificadores que oponen “abortistas vs pro-vida”, como si estar a favor del aborto legal y gratuito fuera estar en contra de “la” vida.

En esa profundización del debate debe tenerse claro que cuando se exige el aborto legal y gratuito, se le está exigiendo al Estado que intervenga en un asunto de salud pública. Que cuando se afirma que no se mata una vida humana con un aborto se lo hace sobre fundamentos médicos que explican que en ese período del embarazo se trata de un embrión, lo que para la ciencia (e incluso para el mismo cuerpo) tiene la formación y la estructura de un ser vivo, pero no de un ser humano. Y que, sobre todo, no se avanza sobre la creencia de las personas, ya que aquel que por su fe, su formación o su cosmovisión piense y crea que “el alma” (como características distintiva del ser humano) habita desde el momento de la concepción misma, puede seguir pensándolo y actuando en consecuencia.

La ley no regula las cuestiones de fe, la ley debe servir para regular las relaciones sociales. En el respeto a las creencias y elecciones personales deberá considerar a aquellos que optan por no creer en la existencia de un ser superior, llámese este como se llame, y/o en la presencia de esa alma en un ser que, ciertamente, no puede considerarse humano y mucho menos aún persona.

Debe quedar claro que ambas posturas defienden la vida, pero la disyuntiva pasa por ver qué vida es la que se preserva, y en este punto las leyes ya existentes sientan precedentes, la vida de la mujer tiene prioridad en los casos contemplados en el Código Penal. ¿No queda claro entonces que en un Estado laico es la vida de la mujer la que prevalece? Porque, en teoría, en Argentina existe libertad de culto, en teoría Estado e Iglesia son autónomos. Quizás también es hora de plantear que tan autónomo es el Estado Argentino de lo que todavía se señala como “La Iglesia” y qué tan inclusivas son sus legislaciones en lo que a creencias, cultos y religiones se refiere.

Gabriela Cruz

gcruz@colectivolapalta.com.ar

Otras notas sobre aborto no punible: http://colectivolapalta.com.ar/2012/03/10/aborto-no-punible-un-derecho-negado/