Justicia para Chuchagasta

Fotografía de Javier Sadir | Colectivo La Palta

Casi tres años pasaron desde la muerte del dirigente indígena Javier Chocobar y los aires de justicia empiezan a llegar a la comunidad de Chuchagasta. El 12 de octubre de 2009 esta comunidad se vio sometida a la violencia de Darío Amín, Jorge Valdivieso y Luis ‘Niño’ Gómez (estos dos últimos agentes expulsados de la Policía de Tucumán) como réplica a las tareas legales que lleva adelante esa comunidad en la Justicia Federal tucumana con la intención de demandar el reconocimiento de su territorio ancestral. La agresión se cobró la vida de Chocobar e hirió a otros cuatro comuneros, uno de ellos, Andrés Mamaní, de gravedad. Casi como una ironía, el día de la diversidad cultural de aquel año no solo se atacó el territorio de los pueblos originarios sino que además se faltó el respeto a aquellos que trabajaron por su tierra desde el origen, dejando atrás todo rastro de homenaje.

Afortunadamente, el 1 de marzo se conoció la noticia que marcó un nuevo camino en cuanto a la aplicación de la ley 26160, que defiende los derechos de los pueblos originarios. Ese día, la Cámara de Apelaciones en lo Penal ratificó la elevación a juicio de la causa Chocobar. Aunque la fecha no está fijada aún, esto representó un gran avance en materia de derechos que puso a la justicia en el pedestal de lo social. Una decisión que invita a creer en el cambio a favor de los marginados.

Foto-0064
Foto-0064

Mucha es la expectativa por parte de los que trabajan incansablemente al lado de los pueblos. Tal es el caso de ANDHES (Abogados y Abogadas del Noroeste Argentino en Derechos Humanos y Estudios Sociales), quienes esperan que este paso se realice con la mayor celeridad posible, dada  la gravedad del caso.  La Directora Ejecutiva de la organización, Josefina Doz Costa, comentó que “el esclarecimiento de este hecho aberrante, así como la condena que corresponda a los culpables, resulta urgente y necesaria para garantizar la seguridad de los miles de comuneros y líderes indígenas que al día de hoy, siguen siendo hostigados, amenazados y perseguidos por personas e intereses que - amparados en  la impunidad que el sistema les garantiza- persisten en su accionar autoritario”.

Resulta necesario reflexionar acerca de lo que significan estos pueblos para el continente americano y del valor cultural que encierran sus hábitos, prácticas y costumbres. Sus tierras son las tierras americanas conquistadas por estos indígenas antes que nadie. Defenderlas, luego de una historia que los censura, es una tarea de la que todos los argentinos deberían participar.  Al fin y al cabo, sean leyes, proyectos o petitorios, nada tiene validez si no se efectúan como corresponde por cada uno de los ciudadanos.

Es tiempo de hacer justicia en serio. Tiempo de comprometer a todos en la defensa lo propio, desde el lugar que cada tucumano tiene en la población. Es la oportunidad para dar lugar, en el trono del honor, a las raíces que formaron, cuidaron y defendieron el territorio en el que se vive.

Javier Sadir 

sadir@colectivolapalta.com.ar


Fuente: ANDHES  (Abogados y Abogadas del Noroeste Argentino en Derechos Humanos y Estudios Sociales).