La salud se hizo escuchar

 Fotografía de photostock | freedigitalphotos.net

Fotografía de photostock | freedigitalphotos.net

En Tucumán el sector de la salud negoció un aumento salarial con el gobierno. Desde hacía unas semanas los médicos, enfermeros y todo el personal que se encuentra dentro del área de la salud se manifestaba ante las autoridades. Tanto la Asociación de Trabajadores de la Salud de la Argentina (ATSA) y el Sindicato de Trabajadores Autoconvocados (SITAS) llevaron a cabo las paritarias.

El debate principal giró alrededor de la propuesta de aumento del 30% de sueldo básico por parte del gobierno. Los trabajadores de la salud consideraban insuficiente la propuesta, puesto que entre SITAS y ATSA las opiniones eran diversas. Por un lado, ATSA apostó al paro al no considerar justo el acuerdo. Por su parte, SITAS no aceptaba cifras en negro e inició el quite de colaboración con atención únicamente en las guardias. "Nosotros queremos que el aumento todo sea en blanco obviamente. Qué es lo que pasa, eso te achata la pirámide salarial porque vos le ponés una suma fija a la gente de abajo al nivel inferior pero no le aumentás en blanco a los niveles que siguen", comentaba Adriana Bueno, representante de SITAS, en relación a las sumas en negro.

Si se hablan de cifras, los pedidos oscilaban entre los $6.500 pesos de básico para las categorías más bajas. Y a partir de eso los incrementos correspondientes para las otras categorías o niveles. Cada nivel está dado de acuerdo a la instrucción, capacitación y responsabilidades de cada trabajador de la salud. "Cada uno en su función es importante pero hay funciones que tienen una jerarquía diferente. Por eso hay un Nivel F que es el mínimo y un nivel A que es el máximo", explicaba Adriana Bueno en referencia a que los sueldos son distintos porque las responsabilidades son diferentes. Con todo, los niveles más afectados eran aquellos que le corresponden a administrativos, enfermeros y kinesiólogos.

Así, se llevaron a cabo asambleas interhopitalarias que mantuvieron el tema en jaque y propusieron las medidas de protesta como ser el quite de colaboración, paro informático y movilizaciones cuando no se llegaba al acuerdo que sirviera realmente para avanzar y no para dilatar. A pesar de todo se presentaron algunos avances en la discusión: la reconsideración del aporte social y el recupero de costos o pagos por atención a pacientes con obra social. Esto llevó  a que en las últimas reuniones del pasado viernes y martes se den por cerradas las paritarias. El martes al mediodía, ATSA y SITAS acordaron un aumento salarial del 30% con el Poder Ejecutivo provincial. Esto significó el fin de una serie de reclamos del sector.

En Tucumán la mesa de negociaciones, el acuerdo de los gremios o la discusión del vínculo laboral de diferentes sectores se hizo larga. Con un abril que llegó apurando los relojes, la salud y la educación se hicieron escuchar como pilares fundamentales para el desarrollo social. "Esto se puede solucionar. Se soluciona con más dinero porque con poco dinero no se puede. No se puede repartir poco dinero. Tenés que tener más dinero disponible para las necesidades que tiene la gente", afirmaba la representante de SITAS a La Palta. Muchos dicen que el violento incremento salarial al sector policial a fines del año pasado fue el detonante de esta situación, otros consideran que es lo mismo de todos los años. De una forma u otra, es innegable que los derechos de muchos trabajadores se siguen pisoteando en un Estado que tira pero no afloja.

Javier Sadir

jsadir@colectivolapalta.com.ar