Los hechos de diciembre pasado no quedan en el olvido

 Fotografía de Sebastían Pisarello

Fotografía de Sebastían Pisarello

Un año está por cumplirse desde el 13 de diciembre de 2013, cuando la Policía de Tucumán entró en paro de actividades y dejó a la provincia sumergida en caos y violencia. A la distancia y en la memoria de los tucumanos, aquel día quedó marcado por los saqueos a los supermercados y la desesperación ciudadana, que construía barricadas en cada una de las esquinas. Sin embargo, lejos de un análisis profundo, la situación dejó al desnudo la falta de un marco legal adecuado para el diseño y formulación de programas de seguridad pública.

Como resultado de la situación se constituyó una causa contra 47 policías provinciales, que fueron imputados por el delito de sedición. “Es lo que corresponde porque fue un grupo de personas que, deliberadamente, obstruyó el desarrollo constitucional del Estado”, explicó  Daniel Weisemberg, coordinador de defensa de ANDHES – Abogados y abogadas del noroeste argentino en derechos humanos y estudios sociales.

Entre los uniformados imputados algunos son activos en la fuerza policial, mientras que otros fueron retirados o exonerados de la misma. Weisemberg contó que los fiscales penales, Diego López Ávila y Adriana Giannoni, solicitaron el sobreseimiento de otros policías, a quienes no se les pudo acreditar su participación. Aun así, los que llegarían a juicio serían los cabecillas de los hechos.

Actualmente la causa penal se encuentra en la etapa de investigación. A partir de ahora faltaría el pedido de elevación a juicio, oposiciones de la defensa y otra serie de recursos, lo que llevaría a que el debate oral se desarrolle durante el 2015. Sin embargo, el integrante de ANDHES destacó que “es importante que la causa pueda avanzar antes de diciembre, que haya un paso importante como el cierre de la investigación para demostrar que, desde el Estado, hay una reacción a lo que fueron los hechos de diciembre de 2013”.

Por otro lado, al acercarse el 13, las calles de la provincia comenzaron a poblarse de pronósticos y especulaciones, lo que demuestra que los hechos no quedaron en el olvido. Por eso, para expresar y neutralizar cualquier posibilidad de que los acontecimientos se repitan, la Agencia de Prensa Alternativa y ANDHES organizaron para el sábado 6 de diciembre el festival “Basta de Violencia Policial”. Desde las 19, en el piletón del parque Avellaneda se presentarán distintas bandas locales y se realizará, además de la proyección del documental "Rehenes", una radio abierta a cargo de un grupo de jóvenes de La Costanera.

Los tucumanos también podrán sumarse a la campaña de “Reforma Policial Ya”, que promueven desde ANDHES. La iniciativa busca el cambio de la actual estructura policial, lo que culminaría con el paso de una policía represiva y reactiva a una política pública de seguridad respetuosa de los derechos humanos. “A lo que apuntamos con la campaña es a democratizar la fuerza, que esté de acuerdo con los estándares democráticos y constitucionales. Nosotros vemos que la fuerza policial hoy se autogobierna. Es decir, que no hay un sometimiento de lo que son las autoridades políticas, porque cómo se va a trabajar en materia de seguridad no lo decide el ministro de seguridad ni el gobernador, en realidad lo está decidiendo la cúpula policial”, finalizó Weisemberg.