Un 2015 para trabajar por los objetivos pendientes

Fotografía cortesía de ADIUNT

Fotografía cortesía de ADIUNT

El 2014 fue un año clave para los gremios tucumanos, entre ellos la Asociación de Docentes Universitarios de la Universidad Nacional de Tucumán (ADIUNT) y el Sindicato de Trabajadores Autoconvocados de la Salud (SITAS). Luego de varios años de lucha, ambos sectores lograron que el Estado reconozca varios de sus derechos, pero apuestan a un 2015 mejor, donde se concreten varios objetivos que quedaron pendientes.

Adriana Bueno, dirigente de SITAS, contó que el panorama para el año entrante podría ser complicado al presentarse las elecciones nacionales, lo que desembocaría en una reapertura de paritarias bastante compleja. Vale recordar que en el 2014, el gremio de autoconvocados de la salud consiguió acordar el aumento salarial más alto en los últimos tiempos. Al hacer un recuento de los logros del año, Bueno no duda en destacar cómo se consiguió que más de 800 profesionales, que trabajan desde el 2010, hoy estén en planta permanente y se les ofrezca estabilidad laboral dentro del sistema. “Es gente que lleva años en el sistema, viendo cómo los otros cobraban su sueldo y ellos no. Hay gente me llamó por teléfono y lloraba, porque se le cambia totalmente la vida. Los pone en un plano de igualdad para poder proyectar con su familia y sentir cierta estabilidad. Ellos trabajan pero algunos recibían 300 o 500 pesos, y algunos no recibían absolutamente nada”, sostuvo. El 2014 termina para SITAS con un gran esfuerzo por hacer cumplir las actas firmadas en abril y en donde se exigen distintos puntos como la modificación de la ley de carrera sanitaria, que incluye la ampliación del escalafón horizontal. Respecto a este último punto, hoy los profesionales de la salud con más de 20 años de antigüedad, que llegan a más de 30 años de aportes, pueden terminar la actividad hasta con un 75% de básico, cuando era de un 50%.

Para ADIUNT, por su parte, fue un año más que importante y será recordado porque se marcó un quiebre en la historia del gremio y de la Universidad Nacional de Tucumán. Así lo explicó Ariel Osatinsky, actual secretario general de la asociación, quien remarcó cómo los docentes se pusieron de pie y llevaron su reclamo de forma consecuente y organizada en asambleas. En ese sentido, lograron conseguir avances importantes como poder reabrir la paritaria y lograr una ayuda de emergencia de 1000 pesos. Si bien no solucionó el deterioro salarial, se permitió tener un incremento de casi el 40%. A pesar de lo conseguido, como explicó Osatinsky, quedaron muchas materias pendientes para el 2015, como la modificación de la carrera docente y el reconocimiento de la ciudadanía de los preuniversitarios. “Son derechos nuestros que aún no han sido reconocidos. La asamblea que comenzó a sesionar el 30 de octubre no logró avances en la reforma del estatuto. A lo que se suma la lucha por los 500 ayudantes que no cobraron el adicional de 1000 pesos, tal como estaba a acordado”, sostuvo.

Para ambos asociaciones febrero será clave, dado que en esa fecha comenzarán las negociaciones paritarias y desde ADIUNT, por ejemplo, se seguirá exigiendo la actualización salarial de 8000 pesos para el cargo testigo y la eliminación del impuesto a las ganancias. En tanto, SITAS apuesta a un debate con el Estado y que éste lo reconozca como institución luego de cinco años. Hasta entonces, no se podría definir un curso claro pero, como auguró el secretario general, “la UNT no cumplió con sus docentes, lo que compromete el inicio del ciclo lectivo 2015”.