Sin salarios dignos no hay educación

 Fotografía de Marianella Triunfetti | La Palta

Fotografía de Marianella Triunfetti | La Palta

La docencia universitaria es la más precarizada del sistema educativo nacional. Así lo denuncia la asociación de docentes e investigadores de la Universidad Nacional de Tucumán (ADIUNT), que lleva más de 15 días de paro. Un 80% de adhesión a la medida de fuerza demuestra el malestar del sector. “La situación actual es muy preocupante”, dijo Ariel Osatinsky, secretario general del gremio. Respecto de la situación salarial explicó que hay docentes simples, es decir, que cumplen 10 horas a la semana, que cobran 2000 pesos o una cifra menor y docentes semidedicación, con 20 horas a la semana, que cobran 5000 pesos. “Hay docentes que están renunciando a sus cargos porque no pueden vivir de su salario”, expresó.

Desde el gremio se ideó un plan de lucha que se viene profundizando y endureciendo debido a los ofrecimientos que hizo el gobierno nacional. Durante la semana pasada se realizó una asamblea en la Facultad de Filosofía y Letras, una toma simbólica en la Quinta Agronómica con clases abiertas para sumar y convocar a los estudiantes, y una concentración en el rectorado que tuvo varios objetivos. Uno de ellos fue que las autoridades se pronuncien contra la situación por la que atraviesan los docentes e investigadores. Por otra parte, se presentó un petitorio para que las autoridades den respuestas urgentes a las malas condiciones de infraestructura, la aplicación del Convenio Colectivo Nacional y la situación de la obra social (ASUNT). Respecto a este último punto cabe recordar que el año pasado fue removido de su cargo Pedro Rollán, quien era presidente de la comisión directiva de la obra social. Su remoción fue la consecuencia de la profunda crisis económica de ASUNT que llevó, incluso, a la suspensión de prestaciones para los afiliados. Todos estos puntos contribuyen a la situación de precarización de los docentes e investigadores de la UNT.

El pasado jueves 28 de abril, secretarios y secretarias generales de la Federación Nacional de Docentes, Investigadores y Creadores Universitarios (CONADU Histórica), se reunieron frente al Congreso de la Nación. Resolvieron, entre otras cosas, no aceptar la última oferta que el gobierno nacional hizo en la mesa de negociación salarial, donde propuso un 15% de aumento a cobrar en junio y un 15% a cobrar en enero de 2017. “Realmente el gobierno perdió la cordura. Nuestro reclamo es del 45% de aumento teniendo en cuenta que la inflación, a fin de año, será del 40%”, dijo Osatinsky.

La situación es crítica. Los docentes continuarán con las medidas de fuerzas hasta lograr la recomposición salarial que pretenden. “Pedimos el apoyo de la sociedad y en especial de los estudiantes. Entendemos que es una situación compleja pero sin salarios dignos no hay educación. Nosotros estamos defendiendo la universidad pública”, finalizó el secretario general de ADIUNT.