Tucumampa Yuyaimin hace historia

 Fotografía de César Cura

Fotografía de César Cura

Falta un poco más de un mes para que la Fundación Memorias e Identidades del Tucumán cumpla un año desde su presentación oficial y el inicio de su vida pública. A lo largo de este tiempo el trabajo estuvo centrado en la recolección de datos, narraciones y documentos sobre las luchas populares que se han dado no solamente en la provincia sino en todo el Noroeste Argentino. Cuando Raquel Zurita, miembro de la fundación, habla acerca de las expectativas que se tienen a la hora de encarar este nuevo año dice que lo que más esperan es conseguir una mayor colaboración por parte de la comunidad. En todos los rincones del NOA hay gente que guarda celosamente parte de la historia del pueblo, esa historia que no fue rescatada por los manuales oficiales, ya sean relatos, cartas, mapas, recortes, entre tantas otras cosas. Todo esto es nada más y nada menos que fragmentos que permitirán reconstruir, justamente, las memorias e identidades que por muchos años se trató de acallar en la región.

El paso de la dictadura militar ha hecho estragos en la provincia a varios niveles y la construcción histórica no es la excepción. Es por ello que la Fundación está presente en todas las audiencias siguiendo de cerca los juicios a los genocidas. En este sentido Raquel aclara que el trabajo de “Memorias e Identidades del Tucumán” no se limita al periodo del terrorismo de Estado, pero su importancia es de tal magnitud que los atraviesa. De hecho, la mayoría de los integrantes son militantes que se conocieron y se encontraron en los espacios de lucha por la Memoria, la Verdad y la Justicia. “Esperamos que estos juicios dignifiquen la memoria de los compañeros desaparecidos” dice Raquel respecto a las audiencias por la Megacausa Arsenales II Jefatura II.

Raquel Zurita y todos sus compañeros no dudan en pedir a las gestiones de gobierno, tanto a la presente como a los que pretenden hacerse cargo en el futuro, el apoyo que la Fundación se merece. El fortalecimiento de la Fundación es algo que se ha ido consolidando con el trabajo que se realiza día a día, incluso desde antes que sea presentada públicamente. Pero al Estado provincial le corresponde colaborar en su financiamiento ya que la tarea de construcción de la historia es de todos los ciudadanos. Que los archivos crezcan, se enriquezcan y se sistematicen es un arduo trabajo que no se puede hacer solo por la militancia de unos cuantos, sino que debe contar con el respaldo de todas las gestiones independientemente del partido político al que representen.

La reconstrucción de la memoria en un lugar que fue arrasado por casi 10 años de exterminio sistemático a cargo del Estado es imprescindible. Que las futuras generaciones tengan esta documentación es de un valor incalculable. Por todo esto la tarea que desde “Memorias e identidades del Tucumán” o “Tucumampa Yuyaymin” (que es su traducción en quichua) se realiza requiere del apoyo y la colaboración de todos. Y con mayor razón de un Estado provincial que garantice un trabajo sostenido en el tiempo sin condicionar políticamente su funcionamiento.

Gabriela Cruz

gcruz@colectivolapalta.com.ar

Más sobre Memorias e Identidades del Tucumán en esta nota.