¡Ismael Lucena, presente!

Ismael Lucena
Ismael Lucena
Yo quiero que el caso de Ismael no sea únicamente por Ismael porque acá hay muchos casos de gatillo fácil. Yo quiero que el caso de Ismael sea histórico para que la gente se anime a salir y a declarar sin miedo.

Isabel de Lucena, cuñada de Ismael Lucena.

A Ismael Lucena siempre le gustó compartir con sus amigos.  A pesar de que su sencillez e introspección lo hacían pasar desapercibido en el Barrio Experimental II, todos los vecinos lo apreciaban. El joven de 25 años que se alegraba con probar una tortilla de panadería y temblaba de vergüenza cada vez que aparecía la vecina que le gustaba. Ese hermano, amigo, cuñado y vecino fue asesinado hace ya dos años.

La madrugada del 10 de noviembre de 2011, Marcelo 'Pipí' López e Ismael Lucena regresaban a casa. En el camino fueron interceptados por dos policías de civil. Estos persiguieron a los jóvenes y los agredieron con armas de fuego. Ismael defendió a su amigo Pipí con un "No le peguen, tiene platino en la cabeza".  Luego, Ismael fue asesinado a golpes por los agentes de civil. Sin motivos, pisoteando derechos y aparados en una ley anticonstitucional. "Los chicos fueron atacados por 'portación de cara'", afirma Julia Albarracín, abogada del caso de Ismael Lucena, quien agrega que "esta idea tiene un refuerzo institucionalizado. En Tucumán existe una normativa que es la Ley de Contravenciones". Esta ley le permite a la fuerza de seguridad hacer identificación de personas que se consideran, a ojo y antojo del agente policial, que están cometiendo una contravención. Una contravención se puede definir como aquella acción que no es de carácter ciudadano. Ahora bien, ¿cómo saber que conductas son más "ciudadanas" que otras?

Dos años se cumplen desde aquel día. Aún no hay fecha para el inicio del debate oral. Dilaciones y estrategias judiciales hicieron más largo el camino a la condena. "¿Sabés lo que le pedía uno de los tipos a la fiscal? Permiso para ir al cumpleaños de una de sus hijas adoptivas. Ya se nos está riendo", expresa Isabel, cuñada de Ismael, quien lucha desde aquel día contra este tipo de situaciones incoherentes que desgatan las fuerzas y retrasan el juicio. "El otro está en la Regional Norte donde prestaba servicio. Donde no hay celda y le han acondicionado una pieza", cuenta Isabel, cansada de que le mientan al comentar que le dicen "no hay cupo. Yo sé que si hay cupo. Es mentira".

Este 10 de noviembre de 2013 no sólo se cumplieron dos años desde que Ismael fue asesinado, sino que además se otorga el cese de prisión a los imputados. "Yo no tengo miedo, pero ¿qué se hace mi familia con ellos sueltos?", expresa Isabel ante la posible salida de los agentes policiales. Algo que nos afecta a todos como sociedad y que nos llama al debate, la reflexión y a profundizar la mirada con respecto al gatillo fácil. Es aquí donde se inicia uno de los gérmenes que  generan la "inseguridad". Una problemática social alimentada por la ley de contravenciones, el gatillo fácil, la tortura y la marginalidad. "La gente que pide más seguridad vive en una burbuja. Para mí más seguridad es más inseguridad, porque ponen a cualquiera de policía. Pero la gente está en su derecho de pedir más seguridad porque nunca le ha pasado", explica Isabel con respecto al hecho de que muchos ciudadanos identifican a la policía como sinónimo de seguridad y naturalizan su "buen desempeño", sin considerar el abuso de poder. "No son policías preparados técnicamente como tiene que ser. Son policías que vienen con metodologías militares", comenta la cuñada de Ismael.

Aquí está la necesidad de hacer ruido. Reclamar. Poner el tema en el tapete y decir "¡Basta!". Este lunes se lleva a cabo en Tucumán la marcha por Ismael a las 19:30 h. Se recorrerá desde la plaza Urquiza hacia la plaza Independencia con el motivo de exigir:

1. Inmediata elevación a juicio oral de la causa de Ismael Lucena y cárcel a los asesinos y cómplices. 2. Desmantelamiento del aparato represivo que persiste desde la dictadura, a través de políticas de seguridad respetuosas de los derechos humanos y del esclarecimiento de los casos de gatillo fácil. 3. Derogación inmediata de la ley de contravenciones, herramienta compulsiva que utiliza la policía para detener y violar las garantías de los jóvenes y los más humildes y que utilizo en estos últimos días para aprehender a los estudiantes de la toma de facultades. 4. Reglamentación de ley provincial de protección a testigos, sumamente útil en este tipo de causas donde la policía goza de un aparato inclinado a hacer perseverar la impunidad. 5. Formulación de un protocolo provincial que estipule medidas de protección, resguardo y acompañamiento psicológico durante el proceso judicial y víctimas en causas donde se investiguen delitos de violencia policial. 6. Creación de un registro para el seguimiento de las causas en la provincia en donde se investigan casos de violencia policial. 7. Difusión del Día Nacional de la Lucha contra la violencia institucional, a través de capacitaciones en todas las instituciones públicas de la provincia. 8. Basta de gatillo fácil. 9. Inmediata elevación a Juicio Oral de la causa de Ismael Lucena y cárcel a los asesinos y cómplices.

Poner fin al gatillo fácil. Conseguir justicia. Hacer de un ¿por qué? un ¿para qué? De eso se trata.

Javier Sadir

jsadir@colectivolapalta.com.ar