Masacre de Avellaneda: Tiempo de responsabilidades políticas

 Fotografía de 0223.com.ar

Fotografía de 0223.com.ar

El 26 de junio de 2002 no fue la crisis la que causó dos nuevas muertes, fue el aparato represivo político-policial heredado de las sucesivas dictaduras militares y que aún hoy subsiste. Ese 26 de junio Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, militantes del movimiento piquetero, fueron asesinados en el Puente Pueyrredón de Avellaneda. La movilización tenía por objetivo reclamar al gobierno, del entonces presidente interino Eduardo Duhalde, mejoras laborales y programas alimenticios para sostener comedores populares. Un operativo llevado adelante por la Policía Bonaerense, Gendarmería y Prefectura Naval reprimió la protesta. El comisario Franchiotti y el cabo Acosta, condenados a cadena perpetua en 2006, dispararon a los dos militantes con balas de plomo y los mataron.

Desde ese momento, Darío y Maxi se convirtieron en bandera de lucha, en símbolo de militancia. Las condenas recibidas en 2006 trajeron algo de la justicia que se exigía, pero sus familiares, junto a diferentes organizaciones de Derechos Humanos, continúan pidiendo que se condene a los responsables políticos e intelectuales de esta masacre. La semana pasada se dio un paso adelante en esta búsqueda y se logró que la justicia desarchive la causa por responsabilidades políticas. Así lo confirmaron a familiares el juez federal Ariel Lijo y el fiscal Diego Iglesias, según contó al Informativo del Foro Argentino de Radios Comunitarias Alberto Santillán, padre de Darío.

“Ahora tenemos un tiempo para trabajar sobre las responsabilidades políticas”, dijo Santillán y explicó que lo que se está intentando es que se produzca un cambio de carátula para juzgar a los responsables políticos. La carátula con la que se está trabajando es la de homicidio simple y esto implica que la causa prescribe a mediados del 2015. Si la misma pasa a ser caratulada como homicidio calificado con alevosía, recién prescribiría en 2017. “Para mi es un crimen que está hecho por el gobierno y por lo tanto, una causa que no tiene prescripción”, comentó Santillán y con ello dejó en claro que el objetivo es que se reconozca a la masacre de Avellaneda como un delito de lesa humanidad.

Más de 12 años han pasado desde que Darío y Maxi fueron fusilados con las armas del Estado, ese mismo que debió protegerlos. Los autores materiales fueron condenados. Ahora resta sentar en el banquillo a quienes se acusa fueron los responsables intelectuales: Eduardo Duhalde, Felipe Solá, Juan José Álvarez, Alfredo Atanasoff, Carlos Ruckauf, Jorge Vanossi, Jorge Matzkin, Oscar Rodríguez y el actual Secretario de la Presidencia Aníbal Fernández. “Vamos a hacer lo imposible para que paguen. No puede ser que los responsables de la muerte de Darío y Maxi sigan presentándose a candidatos (…) o estén armando distintos partidos para las próximas elecciones”, dijo Santillán.

El paso está dado. En 2015 la justicia deberá dar respuestas a una lucha que lleva más de una década y continúa siendo una deuda de la democracia. Los casos de gatillo fácil se suceden y el aparato represivo permanece intacto. “Nosotros tenemos que conseguir eso, que la justicia los siente en el banquillo de los acusados y que por primera vez en la historia se pueda meter presos a los políticos”, finalizó Santillán.