Villa Urquiza y el 'pabellón de la muerte'

 Fotografía de Bruno Cerimele | Agencia Infoto

Fotografía de Bruno Cerimele | Agencia Infoto

Once sillas dispuestas detrás de los abogados defensores. Los nueve imputados que se encuentran detenidos en el penal de Villa Urquiza habían sido trasladados hasta el Tribunal Oral Federal (TOF) al igual que los dos que cumplen arresto domiciliario. A las 16 horas estaba previsto que inicie la segunda audiencia por la megacausa Villa Urquiza con la lectura de las acusaciones y el tratamiento de las cuestiones preliminares. Lo previsto se cumplió en parte.

El décimo juicio por los delitos de lesa humanidad juzga las violaciones a los derechos humanos cometidas en el penal de Villa Urquiza entre los años 1975 y 1983. En ese penal funcionaba, según se indica en el requerimiento de elevación a juicio, un pabellón donde se recluía a los presos denominados presos políticos o ‘subversivos’. las denuncias indican que ese pabellón, al que llamaban ‘pabellón de la muerte’, funcionaba con las mismas características de un Centro Clandestino de Detención (CCD).

La audiencia del martes pasado se desarrolló sin la presencia de uno de los imputados. José Víctor Gerez se descompensó antes de iniciado el debate y, tras haber sido examinado por un médico, fue trasladado al Hospital Centro de Salud. Allí se le realizarían algunos estudios cuyos informes se conocerán la próxima audiencia. Por esta razón solo se leyó las acusaciones a los otros diez imputados y se dejó el tratamiento de las cuestiones preliminares para el miércoles 1 de octubre.

Lecturas que anticipan el horror

El requerimiento de elevación a juicio cuenta con los detalles de la causa. En él se plasma toda la investigación realizada y las consideraciones de los delitos que se le imputan a cada uno de los acusados. Tiene también una narración de los hechos según se fueron reconstruyendo a partir de los testimonios recogidos a lo largo de estos años de investigación. Todo esto fue leído por los secretarios del TOF el martes pasado.

La narración de los hechos estremeció a la audiencia a pesar del tono monótono con el que era leído. Según figura en el documento en el penal de Villa Urquiza, las condiciones en las que estaban detenidos los llamados ‘presos subversivos’ eran mucho peores que las de los presos ‘comunes’. Las torturas a las que eran sometidos no distaban en nada a las de cualquier otro CCD.

“El penal de Villa Urquiza era un centro clandestino más”, afirman desde la Asociación de Ex Presos Políticos de Tucumán, y enumeran los delitos que allí se habrían cometido: asesinatos, delitos sexuales, nacimiento en cautiverio, desapariciones, torturas y vejámenes permanentes, simulacros de fusilamientos y la existencia de un pabellón de mujeres y niños en condiciones denigrantes. Desde la parte acusadora (fiscalía y querellas) también se buscará probar que los detenidos eran trasladados de un centro clandestino a otro, llevados y traídos al penal sin importar las condiciones de legalidad que, en teoría, debían existir.

En el requerimiento figuran los testimonios que señalan a los imputados que participaron de torturas y vejámenes tanto a hombres como a mujeres. Allí se sostiene que en el penal se cometieron delitos sexuales y que incluso hubo embarazos como producto de las reiteradas violaciones. Que en el ‘pabellón de la muerte’ estuvieron detenidas mujeres con los niños que habían dado a luz durante el cautiverio y otras que habían sido secuestradas o detenidas junto a sus hijos.

Son cuatro las víctimas que permanecen desaparecidas y que figuran en los libros de ingreso al penal de Villa Urquiza. Por esta razón es que se señala que la desaparición forzada de personas es también un delito que se cometió en este lugar. Son dos las muertes que figuran en esta megacausa y que de acuerdo a lo leído por los secretarios del TOF las versiones oficiales no coinciden con las declaraciones de quienes sobrevivieron.

Los testimonios de los sobrevivientes se empezarán a escuchar este miércoles 1 de octubre. La historia va a ser contada por ellos, por los que dejaron de ser víctimas pasivas para convertirse en protagonistas. Ver a los responsables de tanto dolor y tantas pérdidas siendo juzgados, seguramente traerá algo de justicia y ayudará a cerrar algunas heridas. Durante la audiencia pasada se pudo escuchar algunas de esas historias. Los próximos meses serán claves para reconstruir y conocer una parte de todo lo que esconde ese penal: Villa Urquiza. El lugar donde los que hoy están detenidos habrían cometido atrocidades impensables.