Una pueblada por los que faltan

Pueblada Tuc.jpeg

“Habrá que salir a buscarlos entre todos, con más fuerzas. Todavía nos faltan cerca de 400. Habrá que hacer una pueblada”. Algunas cabezas apoyadas en las manos. Algunas manos cruzadas. Las miradas inquietas en los ojos cansados y las ideas que necesitan ser nuevas y efectivas. Los más de 40 años de búsqueda se reflejan en 125 encuentros. 125 historias que hablan de la Historia, esa que fue adversa casi siempre.

***

No es difícil imaginarlas pensando las maneras de encontrar a los que faltan, de conseguir que quien duda de su identidad se anime a dar el paso. No es difícil imaginarlas porque son bandera de lucha. Las Abuelas de Plaza de Mayo cumplen 40 años y con 125 nietos recuperados emprendieron una nueva manera de seguir buscando. Esta vez se trata de una campaña federal denominada "Pueblada por la Identidad". La campaña consiste en una serie de actividades que a nivel nacional se desarrollan desde septiembre y cuya iniciativa partió de la filial de Abuelas Rosario. “La pueblada tienen que ver con la gente que sale a buscar, la pueblada nos termina abrazando a todos y no nos separa”, dice Carolina Frangoulis cuando habla de esta propuesta a la que HIJOS Tucumán y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) se sumaron con una serie de actividades que se extenderán durante todo noviembre. “Los buscamos todos porque los nietos son de todos, como la historia es de todos y como los juicios que deberían ser de todos”, dice la militante que junto a Alejandra García Aráoz son las referentes de la Red por la Identidad en la provincia. “Creemos que desde el arte social: el teatro leído, la poesía, el cine, las diferentes charlas más la campaña que empezamos el año pasado que se llama ‘Necesito verte hoy’ podemos volver a acercarnos a un sector de la sociedad que todavía no se anima a preguntarse si es quien es”, reflexiona Frangoulis.

En el caso de Tucumán la agenda empezó la primera semana de noviembre con teatro leído en el comedor popular Santos Discépolo y se complementa con un ciclo de cine. El miércoles 8 de noviembre se proyectó la película de Costa-Gavras “La caja de música”, que narra los planteos y replanteos de una mujer que como abogada se hace cargo de la defensa de su padre acusado de ser criminal de guerra nazi. “Él no es un monstruo. Yo lo sé. Yo lo conozco mejor que nadie”, grita la mujer sobre el principio del largometraje y es difícil no pensar en los hijos e hijas de genocidas que presentaron en el Congreso Nacional un proyecto de ley para poder declarar contra sus padres. “Luego de un largo camino hemos podido aproximarnos a la conciencia de que nuestros padres han cometido los crímenes más aberrantes”, declararon ante los medios nacionales este grupo de personas que piden modificar dos artículos del Código Procesal Penal y poder, a partir de sus declaraciones, aportar pruebas. “La película tiene mucho que ver con nuestro terrorismo de Estado, con nuestra memoria y me parece no menor rescatar que en este momento estos hijos de genocidas que empiezan a pedir declarar contra sus padres y esta hija que defiende a su padre genocida acusado en el marco del genocidio nazi, tiene alguna manera de seguir insistiendo en esta frase que dice: “como a los nazis les va a pasar a dónde vayan los iremos a buscar”, destaca Carolina Frangoulis mientras explica la selección de la película.

Ciclo de cine:

17/11 Pangea | "La Guardería"
22/11 Casa Managua | “Eva y Lola”
29/11 Bar Sonora | “La idea de un lago”

Este viernes el ciclo de cine continúa a las 21 horas en el Bar Pangea con "La Guardería”, un documental de Virginia Croatto estrenado el año pasado. “En un momento donde el río está tan revuelto y donde nadie es capaz de ver para dónde hay que ir nosotros seguimos teniendo las banderas de memoria verdad y justicia y sobre todo de juicio y castigo”, señala Carolina. “En un momento en donde hay muchísimos genocidas sueltos, muchos condenados que están en sus casas con las prisiones domiciliarias o que están paseando por las calles, nos parece que es muy importante seguir sosteniendo esas banderas, seguir diciendo que no vamos a descansar hasta que estén donde tienen que estar, que son las cárceles”, agrega.

La ‘pueblada’, para las ciencias sociales, está relacionado con la manifestación popular. “La pueblada intenta llevar a la práctica el concepto de unión como potenciación de fuerzas, para presionar en busca de una toma de decisiones, por un pedido de justicia”, se dice al definir este fenómeno. “La pueblada nos termina abrazando a todos y no nos separa”, es la definición en las palabras de Carolina. “La pueblada por la identidad” es más que una manera más de salir a recuperar los nietos que faltan, es la necesidad de redoblar las fuerzas para hacer justicia cuando el embate es más fuerte y organizado.