La inclusión es posible entre melodías y partituras

  Imagen: Laura Llanos

Imagen: Laura Llanos

Desde hace varios años existe en Argentina el “Programa Nacional de Orquestas y Coros para el Bicentenario”. Dicho programa nace con la intención de brindar a los niños y jóvenes del país una apertura más amplia a la cultura, como así también la reinserción y retención escolar de muchos estudiantes secundarios. Así, se busca reforzar los lazos de amistad entre los alumnos, incrementar el  valor de los bienes culturales y establecer relaciones más profundas entre la escuela y el estudiante. Cabe destacar que el trabajo de orquestas populares en Argentina tiene alrededor de 20 años. El mismo se fue desarrollando con  administraciones nacionales, provinciales y municipales en distintos lugares.

Con esto se plantea la importancia de la música como herramienta de inclusión y contención social, puesto que implica un trabajo en equipo en el que todos tiran para el mismo lado y buscan la excelencia de su orquesta en cada nota. A través de violines, clarinetes, baterías y flautas, los chicos construyen melodías, hacen cultura y se forman como pequeños talentos. Así, la música se toma como instrumento inclusivo en el sentido que integra a todos los estudiantes en el mismo camino. “El tema de la música es una herramienta muy buena para varias cosas: la música socializa, porque los chicos tienen que tocar con otros chicos; también sensibiliza, porque tenés que utilizar mucho tu sensibilidad para lograr hacer música; y la misma también disciplina, lo que es muy bueno porque para hacer música se necesita mucha organización tanto personal como grupal”, explicó en comunicación con La Palta Juan Pablo Cadierno, coordinador y director de la orquesta de la Escuela Secundaria General Manuel Belgrano, y agrega que “en general este tipo de programas o proyectos tienen incidencia muy buena en la escolaridad de los chicos y su sociabilidad”.

En Tucumán, el “Programa Nacional de Orquestas y Coros para el Bicentenario” funciona desde el año 2008. Actualmente, se encuentran formados cinco coros y cinco orquestas en la provincia. Entre ellos se encuentra la orquesta de la Escuela Secundaria General Manuel Belgrano que está integrada no solo por chicos de la institución, sino también por jóvenes interesados por la propuesta. Las edades de los chicos varían entre los 10 y 20 años y todos se encuentran cursando la escuela primaria o secundaria. Cada sábado de 9 a 12:30 h, esta orquesta se reúne en Libertad 630 para ensayar y aprender. En relación a esto, afirma el director de la orquesta: “Nos esforzamos por hacer música. Nuestro objetivo es hacer música con los chicos y que ellos tengan un buen aprendizaje”.

Este recurso de inclusión que ofrece la música no queda resguardado en el patio de las escuelas, sino que también se comparte con el público en general. Es así que el próximo martes 11 de septiembre se van a presentar todos los coros y orquestas de Tucumán juntos por primera vez en Villa Luján a las 18 h. Un evento que va a emocionar a más de uno y en donde nadie quedará excluido de esta oportunidad de disfrutar la música popular hecha por jóvenes estudiantes.

“La música tiene ese aspecto positivo sobre el trabajo grupal y el manejo de herramientas que también son comunes a otro tipo de actividades que se fomentan como ser las científicas, las deportivas y las culturales en general. Es decir, la música lo que tiene es una organicidad muy práctica a partir de un resultado que se logra en común. Eso mismo se puede hacer con el teatro, la literatura, la ciencia, el deporte y con todo, pero en la música quizás sea un poco más inmediato”, explica Juan Pablo. Así, se deja en claro que a la hora de hablar de educación popular y actividades integradoras que fortalezcan la relación entre el alumno y la escuela, la música es una opción que garantiza resultados rápidos, efectivos y dinámicos.

Música para enseñar. Música para aprender. Música para incluir. En Tucumán es una realidad.

Javier Sadir

jsadir@colectivolapalta.com.ar