Debatir y construir una educación transformadora

 Fotografía: Docentes Tucumanxs en Lucha

Fotografía: Docentes Tucumanxs en Lucha

¿Qué se enseña? ¿Para qué se enseña? ¿A favor de qué se enseña? Estas son algunas de las preguntas que busca responder con debate la Asamblea Permanente por una Educación Transformadora, que se realizó por segunda vez en la provincia y de la que participaron docentes, instituciones y organizaciones sociales. “Todo el mundo puede participar”, contó Natalia Albornoz, docente que integra la propuesta en la que se tratan temas de relevancia en el contexto actual y en donde la figura de los educadores es fundamental. 

La base de la educación transformadora está en la forma en la que los contenidos llegan al aula y cómo se los aborda. Dejar atrás esa educación verticalista, “Educación Bancaria” como dice el pedagogo Paulo Freire, y pensar de forma crítica la realidad educativa, buscar estrategias para que el conocimiento sea una construcción propulsora de cambio. 

“Es un espacio que intenta unir frentes, sacar las cosas fragmentadas y tener un espacio donde se pueda ir contando, hacer un diagnóstico sobre cómo se va avanzando en estas luchas; poder hacer proposiciones sobre cómo avanzar y qué estrategias podemos implementar de forma conjunta, colectivas”, resaltó Natalia, quien cuando habla de “estas luchas” hace referencia a causas y temáticas actuales como el gatillo fácil, la educación sexual integral o la incidencia de la religión católica en la enseñanza pública. La asamblea nace desde una base sólida y con la convicción de que el cambio se genera desde el aula, con trasformaciones profundas que pueden llegar a largo plazo, que serán hechos concretos. “Generar un pensamiento crítico realmente, poder hacer lectura de la realidad y hacer un análisis más profundo y en base a eso organizarnos, juntarnos y manifestarnos para la luchar lo que se necesario”, explicó Natalia.

En el último encuentro se abordaron y debatieron temas como la educación sexual integral, el proyecto pedagógico político socio–ambiental y las condiciones laborales docentes, que no son solo salariales, sino que incluyen una realidad poco casual: un complejo sistema donde los sueldos bajos llevan a los docentes a cumplir horas en distintas instituciones, mantenerlos ocupados para no profundizar las estrategias pedagógicas.

El debate, el análisis y la acción es la planificación ideal que persigue la asamblea para que el cambio no quede solo en las palabras, sino que se convierta en resultados palpables que realmente entren a las aulas. “La idea es producir algún material para poder distribuir, como ya se hizo desde la Red de Docentes por el Derecho a Decidir, tratar de hacer que eso genere empatía con la gente y que pueda sumarse. También la idea es armar talleres de lo que es la educación popular y trabajar junto al grupo de docentes para que se presente en el Ministerio de Educación”, resumió Albornoz.

El próximo encuentro de la asamblea será para continuar abordando las problemáticas urgentes y hacerle frente al contexto actual donde la educación no es prioridad para el gobierno de Macri. Los recortes en la materia son una realidad que se percibe desde la falta de capacitaciones hasta la infraestructura de las escuelas.  “Es creer en que estas son las formas, que tal vez sean procesos lentos, pero si no lo hacemos por ese lugar va a pasar siempre lo mismo. Lo creemos y por eso tratamos de hacerlo, multiplicarlo, es una alternativa para que la justicia social y la igualdad de oportunidades sean una realidad”.