La lucha se mantiene vigente

 Fotografía de Javier Sadir

Fotografía de Javier Sadir

La vuelta a clases no significó el fin de la lucha docente. La medida de fuerza que se extendió por casi tres meses fue levantada con ciertas condiciones a fin de hacer respetar los acuerdos. De esta manera, la continuidad de la lucha se define en asamblea, donde participan docentes universitarios de todas las facultades que constituyen la Universidad Nacional de Tucumán. "La vuelta a clases ha sido muy buena, pero también implica un esfuerzo regulado por responder a todas las expectativas. Podríamos decir que estamos trabajando el doble", comenta Oscar Pavetti, Secretario General de la Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Tucumán (ADIUNT). 

La última asamblea, llevada a cabo el martes 2 de septiembre, tuvo como objetivo evaluar el cumplimiento de las ofertas que hicieron las autoridades. El foco se puso sobre el incremento de $1000 por encima del salario de cada docente universitario, el cual fue bien recibido por todos. Las insatisfacciones del encuentro rondaron sobre el temario poco definido. A esto se suma el pedido de disolución del cuerpo de seguridad de la universidad, luego de los hechos de violencia llevados a cabo durante la toma del rectorado. Además fueron apareciendo denuncias como la suba de aranceles en la obra social y el incumplimiento del pago de los $1000 de incremento para los ayudantes estudiantiles. "Yo creo que dentro de los docentes hay mucha disposición a ser inflexibles con estas situaciones que, si no se solucionan, llevan a volver al paro", afirma Oscar Pavetti.

La asamblea también denunció la persecución, de diferente índole, a docentes y estudiantes ante su adhesión al paro. "Lo que nosotros pensamos es que debemos abrir una suerte de comparecer ante esa situación y recabar otros informes que la evidencien. Es posible que se generen episodios de persecución. Vamos a estar atentos para repudiar esa situación y tratar de que no prospere", explica el Secretario General de ADIUNT. Además se propuso que todos los días 13 de cada mes se difundan en las diferentes facultades las agresiones sufridas por docentes y estudiantes en el rectorado.  

Además se propuso la realización de jornadas de trabajo y de debate promovidas por ADIUNT. Una de ella involucra a docentes y consejeros directivos en el tratamiento de las propuestas de la carrera docente. Otra jornada de debate está dirigida a las escuelas experimentales de la UNT para tratar el tema de la ciudadanía de los preuniversitarios. Esta última contará con representantes del gremio, docentes, no docentes y estudiantes universitarios.

Ahora queda otra tarea: la reforma del estatuto. "De manera tal que los docentes participen en las distintas conferencias, asambleas y debates que se están organizando para tener el mejor estatuto posible en la universidad", dice Oscar Pavetti. La próxima asamblea que debatirá el tema y evaluará el avance de los pedidos se realizará el 18 de septiembre. Por lo pronto, una nueva marcha de antorchas recorrerá las calles este miércoles 10 de septiembre, para visibilizar que la lucha se mantiene vigente y en estado de alerta.