Gritos que exigen verdad

 Fotografías de Bruno Cerimele | Agencia Infoto

Fotografías de Bruno Cerimele | Agencia Infoto

El día jueves, el Tribunal Oral Federal (TOF) dio a conocer un nuevo cronograma de audiencias. El presidente aclaró que se trata de una estimación de fechas sujeta a modificaciones. De hecho, el mismo jueves se estimaba que la sentencia podría ser dictada el viernes 6 de diciembre pero ahora se cree que no será sino hasta el 20 de ese mes. Durante la semana que pasó se terminó con la producción de la prueba documental. Así lo hicieron las querellas, el Ministerio Público Fiscal, las defensas oficiales y por último los defensores particulares. Terminada esta etapa, de presentación de documentos y últimas lecturas de testimonios de personas que no pueden presentarse en la sala de audiencias, llegó el turno de los imputados. El primero en hablar fue Jorge Omar Lazarte.

 Fotografía de Bruno Cerimele | Agencia Infoto

Fotografía de Bruno Cerimele | Agencia Infoto

Lazarte es imputado en esta megacausa como autor material de asociación ilícita  agravada y como autor mediato de violación de domicilio, privación ilegítima de la libertad, torturas agravadas y homicidio.

Su defensa material (la que realizan los imputados por sí mismos) consistió en exponer las fechas en las que se encontró en la provincia. Esas fechas, según afirma el imputado, no son coincidentes con la comisión de los delitos por los que es juzgado. También esbozó el rango y las responsabilidades que tenía a cargo y expuso sobre la situación 'de violencia' que se vivía en Tucumán. Dijo que la policía de la provincia se encontraba en un estado de precarización extremo, explicando de este modo la intervención militar en la fuerza policial.

“Me dolió mucho que me acusen del homicidio de Francisco Rafael Díaz hijo”, expresó el imputado. En ese momento don Díaz levantó las fotos de sus dos hijos desaparecidos con la fuerza y la firmeza que lo caracteriza. Es que este señor de 90 años está presente en todas las audiencias, sentado en la segunda silla de la primera hilera, y cuando escuchó el nombre de su hijo sacó esa fotografía que abraza todo el tiempo.

Lazarte podía negarse a contestar las preguntas de los fiscales, pero no lo hizo. El fiscal Patricio Rovira fue quien lo interrogó en primer término y, mientras lo hacía, fue interrumpido por uno de los defensores. En ese momento el tribunal pasó a un breve cuarto intermedio. Lazarte se levantó y se dirigió al sector donde se encontraban los demás imputados y los defensores. Para hacerlo pasó frente a Don Díaz, quien no dudó en manifestarle su dolor y su impotencia. Se produjo entonces un cruce entre los familiares de las víctimas y los parientes de los imputados. Las acusaciones, los pedidos de justicia y, ante todo, la necesidad de saber dónde están hacen que el dolor se convierta en gritos.

El jueves y el viernes de la semana próxima será el turno de los otros imputados. La defensa oficial dijo que serían siete los que ejercerán su defensa material. Esa defensa en la que son ellos mismos los que le hablan al tribunal, los que producen las pruebas de su supuesta inocencia. La defensa técnica, la que ejercen los letrados, prepara los alegatos. Así también lo hacen las querellas y la fiscalía. Alegatos que empezarán, según se prevé, el jueves 31 de octubre y que se extenderá a lo largo de todo el mes de noviembre.

Gabriela Cruz

gcruz@colectivolapalta.com.ar