Las carpas de la dignidad no se levantan

En vísperas de un nuevo aniversario de la Independencia de la Patria, para el cual el “Jardín de la República” se vestirá de fiesta, los trabajadores autoconvocados de la salud hicieron nuevamente una caravana de autos promocionando el “gran cacerolazo y vigilia” para el viernes 8 a las 11 hs en la Plaza Independencia. En la jornada de hoy, los trabajadores repartieron panfletos con escarapelas y colocaron una mesa para que los peatones firmaran una petición a favor de la salud pública de Tucumán. Todo esto con el fin de invitar a las actividades planificadas por el sindicato de trabajadores autoconvocados de la salud, SITAS, para el 8 y 9 de julio. En diálogo con La Palta, el doctor René Cazón, delegado del Movimiento Autoconvocado de la Salud del Hospital Padilla, nos informó que a pesar de la fiesta que el gobierno provincial está armando para conmemorar los 195 años de independencia, “las carpas de la dignidad no se levantarán”. Conscientes de la gran cantidad de gente que asistirá desde temprano al evento, se reforzarán las guardias en las carpas tanto el viernes como el sábado, ya que se esperan agresiones por parte de los partidarios del gobierno provincial, como ya sucedió para el 25 de Mayo.

En principio, los dos grandes momentos planificados por SITAS son: una marcha popular el viernes 8 a las 11 hs; y por la noche, a las 24 hs, cantar el himno nacional en la carpa, en paralelo al que realizará “el Chaqueño Palavecino” en la Casa Histórica. Para el 9 de julio, hasta el momento, no hay nada planeado, solo la entrega de panfletos a los turistas y ciudadanos tucumanos que asistan al recital en las escalinatas de la Casa de Gobierno. Además se esperará la definición de los pasos que la presidente Cristina Fernández de Kirchner dará en las pocas horas que se encuentre en la provincia, pero con la consigna de hacerse escuchar pacíficamente.