Agosto, mes de la Madre Tierra

 Base Riarte

Base Riarte

Agosto es el mes de la Madre Tierra, el mes en que todos los pueblos originarios de América realizan los tributos y los agradecimientos a la Pachamama, aquella que da los frutos con que se alimentan, que da el cobijo y la identidad que los constituye, la Tierra. Y cuando los pueblos hablan de tierra no se están refiriendo a la propiedad privada como la entiende el derecho occidental, sino al lugar en donde de manera comunitaria viven, trabajan y sueñan. Pero muchas veces el derecho a la propiedad implica el derecho a la impunidad. Cuando el europeo llegó a estas tierras empezó a regir el principio de "este lugar es mío y no importa si hay indios". Y así empezó el genocidio de los pueblos que habitan estos parajes. Empezó y no terminó, porque se sigue matando, no solo personas como el comunero Javier Chocobar, sino que se mata la identidad, se mata la forma de vida de las comunidades.

La Base Riarte de la Comunidad Indio Colalao es un claro ejemplo de como intereses privados en complicidad con las instituciones de la justicia intentan, mediante diversos mecanismos, usurpar tierras que ancestralmente pertenecen a los pueblos. Josefina Doz Costas, directora de Andhes, comentó a propósito de la situación de Base Riarte "consideramos que se trata de una criminalización, no es la base Riarte y la comunidad Indio Colalao la única que sufre persecución sino que es una práctica que está extendida a lo largo y a lo ancho del país, incluso en latinoamérica".

En esta puja de conflictos territoriales entre los pueblos indígenas y particulares, la respuesta de quienes pretenden apropiarse de los territorios ancestrales es la denuncia penal, es la persecución penal, en términos de Doz Costas. Además comentó a La Palta que estas causas "no tienen fondo, no tienen prueba pero funcionan desde la perspectiva subjetiva y generan susto, preocupación, porque es hablarle a la comunidad indígena con un lenguaje que no maneja y que generalmente es violento como lo es el sistema penal, la justicia penal".

Será en este mes de agosto cuando las comunidades pidan a la Pachamama que proteja sus tierras y sus costumbres, que proteja su legado ancestral. Y será en este mes de agosto cuando la sociedad y la justicia empiecen a respetar la legislación vigente y dejen de pisotear los derechos ancestrales de los pueblos originarios.

Marianella Triunfetti

mtriunfetti@colectivolapalta.com.ar