Un reclamo tan presente como hace 37 años

 Fotografía de Marianella Triunfetti | Colectivo La Palta

Fotografía de Marianella Triunfetti | Colectivo La Palta

En 1976, estudiantes de escuelas secundarias exigían un descuento en el boleto de colectivo. En la ciudad de La Plata, cientos de estudiantes marcharon por el boleto estudiantil. Esa noche, conocida como "La noche de los lápices", jóvenes menores de 18 años desaparecieron luego de luchar. Luchar por la educación. Luchar contra la dictadura militar. Luchar por sus derechos.

Poco han cambiado los reclamos desde entonces. Desde hace tres semanas, estudiantes universitarios y secundarios marchan, se reúnen en asamblea y toman facultades. ¿El motivo? Exigir que se cumplan sus derechos. Exigir el boleto estudiantil gratuito, el comedor universitario y la declaración de la emergencia en violencia sexual y doméstica.

El pasado lunes 16 de septiembre, la analogía entre el 1976 y 2013 se hizo inevitable. Ese día se cumplieron 37 años desde aquella noche de los lápices. Una noche en la cual la lucha, los ideales y los derechos fueron pisoteados por el poder. Una noche que debería estar presente en la memoria de cada estudiante y cada funcionario de la educación. Por eso, la lucha que llevan adelante los estudiantes tucumanos en 2013 deja en claro que aún están vivos los ideales de los desaparecidos. Que la memoria no muere. Que las ideas no se matan. Que los derechos no se borran.

A 37 años de la noche de los lápices y con reclamos estudiantiles no muy alejados a los de aquel tiempo, se realizó una marcha conmemorativa. Con lápices, velas, redoblantes y cánticos del 76, los estudiantes, docentes, organizaciones de Derechos Humanos y los ciudadanos solidarizados con la lucha, se plantaron frente a la casa de gobierno de Tucumán. Una movilización que se puede trasladar perfectamente a 37 años atrás, pero con la diferencia de que "los que encabezaban esos movimientos eran chicos de 13 o 14 años. Chicos que en dictadura se animaron a salir a la calle y se animaron a pararse delante de la policía", como expresa Micol Pereyra, vocera e integrante de la comisión de prensa de la toma de la facultad de Filosofía y Letras. "Hoy, el hecho de tener esta reivindicación es un bochorno. Que hoy, ya con treinta años de democracia, tengamos que estar luchando por lo mismo. Es una deuda histórica que tiene el gobierno", comenta Micol a La Palta.

Un reclamo histórico que llama la atención a la memoria. Así, puede verse como la dictadura no es algo que "ya pasó" como muchos dicen. Los estudiantes tucumanos, que no conocieron en carne propia aquel horror, en estos días defendieron sus derechos. "Es un orgullo ver al estudiantado organizado luchando por reclamos históricos, que no son ni más ni menos por lo que se ha luchado hace tantos años", expresa Samuel Cortez, vocero de la facultad de Psicología, y agrega que "no es ni más ni menos que una justicia histórica que nosotros estemos peleando por algo que es justo y que a los estudiantes nos vienen negando desde hace tantos años".

Javier Sadir

jsadir@colectivolapalta.com.ar