Los estudiantes gritan, las autoridades callan

 Fotografía de Javier Sadir | Colectivo La Palta

Fotografía de Javier Sadir | Colectivo La Palta

Los estudiantes de la Universidad Nacional de Tucumán(UNT) pelean por la educación. Desde hace más de un mes, la voces de docentes y estudiantes se alzan para exigir a las autoridades el boleto estudiantil universal, el comedor universitario y la declaración de la emergencia en violencia sexual y doméstica. Las facultades de Filosofía y Letras, Psicología, Artes, Ciencias Naturales y Educación Física fueron tomadas por los estudiantes. Otras Facultades de esta Casa de Altos Estudios se adhieren al reclamo marchando.

El pasado viernes 4 de octubre, los estudiantes fueron recibidos en la sesión del Consejo Superior de la UNT. "Las vías institucionales fueron agotadas. Es por eso que se decidió la toma de las facultades en asambleas masivas", expresó ante el Consejo Marcelo Bustamente, vocero de la Facultad de Filosofía y Letras, dejando en claro que "cuando se hable de lo institucional o no, se clarifique que se habla de la conducción del centro de estudiantes, porque el centro de estudiantes somos todos".

El proyecto del boleto estudiantil desarrollado por los estudiantes establece que el mismo no implique una suba de cospel. Es decir, el boleto no debe ser costeado por otros sectores de la sociedad. El financiamiento será por cuenta y cargo de las empresas de transporte. Las mismas no podrán incrementar la tarifa del servicio bajo ninguna circunstancia. Además el boleto otorga a los estudiantes el derecho de uso durante los días hábiles y libre de restricciones horarias.

 Fotografía de Javier Sadir | Colectivo La Palta

Fotografía de Javier Sadir | Colectivo La Palta

También se elaboró el proyecto del comedor estudiantil. "Estamos hablando de un derecho que asegura la gratuidad de la educación", manifiesta Bustamante ante las autoridades. Se solicita un subsidio de 500 mil pesos para la adquisición de  insumos y alimentos para cocinar durante el primer mes en el comedor, que ya está funcionando de manera autogestionada en la Facultad de Filosofía y Letras.

El detonante de la medida fueron dos casos de abusos sexual padecidos por estudiantes. Por ello se exige la declaración de emergencia en violencia sexual y doméstica*. Esto implica que se destine presupuesto para asistencia médica y psicológica gratuita a las víctimas, así como también se desarrollen campañas de capacitación y prevención. "Yo me pregunto que clase de persona insensible puede anteponer el derecho a estudiar, a leer un libro y aprobar un examen, al derecho de una mujer a su integridad física y a que se la respete", comenta Marcelo Bustamante.

La sesión de Consejo Superior no dio respuestas concretas. El rector Juan Alberto Cerisola propuso a los estudiantes conformar una comisión de trabajo conjunto para discutir la constitución del comedor universitario. Los voceros exigieron la presencia en la comisión como representantes designados por asambleas. Además, en el Consejo Superior se discutió la posibilidad de exigir a la Legislatura la declaración de la emergencia y destinar presupuesto para que la UNT profundice la capacitación en violencia de género. Durante el fin de semana se llevó a cabo el Primer Encuentro provincial de Mujeres y LGTBI (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales). El mismo fue organizado por la comisión de género constituida en la toma de las facultades.

Luchar por los derechos. Ése es el motor que impulsa a los estudiantes. La base de la sociedad que da justicia, igualdad y democracia en serio.

Javier Sadir

jsadir@colectivolapalta.com.ar

*http://colectivolapalta.com.ar/2012/11/26/la-importancia-de-declarar-la-emergencia-en-violencia-sexual-y-domestica/