Los docentes universitarios, firmes en su reclamo

 Fotografía de ADIUNT

Fotografía de ADIUNT

¿Mañana hay clases de historia? ¿Se dictan las prácticas de pensamiento filosófico? ¿La parte administrativa funciona? Cientos de preguntas de los estudiantes universitarios y una sola respuesta: “No hay clases, paro por tiempo indeterminado”. Desde hace días, los docentes de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) realizan un paro que, lejos de levantarse, se complementa con la toma simbólica de las unidades académicas de la provincia. Hasta el momento, las tomas se realizaron sólo por la mañana en las facultades de Educación Física, Filosofía y Letras, Ciencias Naturales, Bioquímica y la Quinta Agronómica, donde funcionan las carreras de ingenierías, arquitectura y ciencias económicas.

Ante las medidas de fuerza, la respuesta del Ministerio de Educación de la Nación fue la apertura de la mesa de negociación donde se analizará el pedido de los docentes. Se trata de una urgente recomposición salarial, con un sueldo básico de 8000 pesos para el auxiliar docente con semidedicación, cargo que ocupa una persona que recién ingresa a la docencia universitaria. Según contó Oscar Pavetti, Secretario General de ADIUNT – Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Tucumán – el reclamo cuenta, sorpresivamente, con el apoyo de una parte de los estudiantes. “Tenemos un apoyo muy concreto por parte de los estudiantes universitarios, quienes nos reclamaron por todos los paros que veníamos realizando. Ahora le planteamos una medida distinta, que es un paro por tiempo indeterminado. Es increíble, pero es una medida mucho más efectiva porque ellos pueden estar mucho más seguros para armar su cronograma y volver a su casa a estudiar y preparar una materia”, dijo.

Sin embargo, otra parte de los alumnos se ve afectada por las medidas que imposibilitan continuar con el cursado, más aún para los chicos que recién ingresan. Tal es el caso de Belén, de la carrera de sociología, quien sostuvo que “me inscribí en la universidad pública para asegurar el nivel de enseñanza. Pero con estos paros creo que tomé una mala decisión. Ahora analizo si debo cambiar de carrera o qué hacer, y lo peor de todo es que no nos brindan información concreta porque hay profesores que sí dictan clases”. La adhesión al paro con asistencia al lugar de trabajo va creciendo en el cuerpo docente, aunque todavía hay profesores que sí dan clases. Al respecto, Pavetti aclaró que, si bien el acompañamiento docente es optimista, hay profesores que dan clases de manera normal, y que es una decisión personal y respetable ya que el gremio se caracteriza por resguardar la total libertad a los docentes para trabajar.

La lucha docente sigue en marcha y tendrá novedades el viernes 6, día en el que se realizará un plenario de secretarios generales de la CONADU Histórica (CONADUH), federación que nuclea al gremio tucumano. A partir de ahí, se delimitaran las líneas a seguir para que, de una vez, ciclo lectivo universitario se desarrolle con total normalidad en Tucumán y los docentes tengan un salario digno.

Exequiel Reinoso
ereinoso@colectivolapalta.com.ar