Facu tomada

 Fotografía de Javier Sadir | Colectivo La Palta

Fotografía de Javier Sadir | Colectivo La Palta

Los estudiantes tienen derechos. Derecho a estudiar con todas las condiciones adecuadas a su bienestar estudiantil. Derecho a reclamar ante la impunidad, la falta de políticas que aseguren el buen cursado y el diálogo permanente entre las autoridades de la Casa de Altos Estudios y sus alumnos. Derecho a que se cumplan sus derechos.

Desde el martes 27 de agosto, la facultad de Filosofía y Letras se encuentra tomada por los alumnos. El detonante de la toma fueron los hechos de violencia sexual denunciados por jóvenes alumnas que caminaban por el perímetro del Centro Presbich. Por ello, organizados en Asamblea General, los estudiantes de las 13 carreras de la facultad dijeron "basta". Puertas cerradas. Facu tomada.

Con un comunicado, los alumnos dejaron en claro su postura. Entre los reclamos puntuales se encuentra la necesidad de que se declare en la provincia la ley de emergencia de violencia sexual, doméstica y de género, lo que implicaría la reglamentación presupuestaria específica para combatir esta problemática en todos sus niveles, desde prevención, asistencia a las víctimas y apoyo psicológico, entre otras. Además se exige la implementación del boleto estudiantil para el transporte urbano, de carácter gratuito y con la sola presentación de la libreta universitaria o del comprobante de inscripción para los alumnos de primer año. Hasta que esto se haga efectivo, que al menos las tres líneas de colectivos que circulan por el frente del Centro Presbich sean gratuitas para los estudiantes.

Así, se inició una lucha estudiantil a la que se sumó la toma de la Facultad de Psicología y la adhesión de la Facultad de Artes, la Facultad de Derecho, la Escuela Universitaria de Cine, Video y Televisión y el Instituo Miguel Lillo y Facultad de Ciencias Naturales. Además, el viernes se reunieron en Asamblea General los estudiantes de Bioquímica, Enfermería y Medicina con la intención de adherirse al reclamo. Una lucha por derechos estudiantiles que van más allá de la espectacularización y la banalidad con que los medios de comunicación hegemónicos tratan el tema. Más allá de los hechos de violencia sexual en el parque 9 de Julio. Más allá de la policía, el rector y el centro de estudiantes. Se trata de una lucha de estudiantes, sin partidos ni banderas. Con el única característica que tienen todos en común: ser estudiantes.

"Somos estudiantes, también queremos estudiar... pero seguros y haciendo valer nuestros derechos" expresaron los alumnos en su página oficial de twitter "La Toma UNT". Con este criterio, dos días después de la declaración de la toma, las calles y avenidas que conectan el Centro Prebisch y el Rectorado fueron ocupadas por jóvenes que se movilizaron con la intención de hacer escuchar su voz ante las autoridades. Marcharon más de 700 personas, entre las que se destacaban estudiantes y docentes. Entre panfletos, cánticos y redoblantes, se pronunciaron hartos del pisoteo a sus derechos.

De esta manera, los estudiantes de Filosofía y Letras y Psicología se organizaron en comisiones: Comisión de Cocina, a través de la cual se da el ejemplo y deja en claro la posibilidad de un comedor estudiantil en correcto funcionamiento; la Comisión de Prensa, que funciona con la intención de ser un agente de prensa oficial de la toma, administrado por los estudiantes para dar información clara de los hechos y refutar la información desvirtuada de los medios hegemónicos; y la Comisión de Limpieza, que mantiene la higiene de la facultad para los chicos que se encuentran en la toma.

También se desarrollaron talleres y clases de consulta con los profesores para estimular la actividad académica, ya que la Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Tucumán (ADIUNT) se mostró a favor de la decisión de los estudiantes.

A pesar de que varios estudiantes consideran inoportuna la medida ante el hecho de que las clases se ven afectadas, la Universidad Nacional de Tucumán mantiene una política democrática que se acata a la decisión de la Asamblea General de los estudiantes. Aunque la Decana de la Facultad de Filosofía y Letras, Judith Casali de Babot, se mostró en contra de la toma y repudió a los estudiantes, el próximo martes 3 de septiembre las autoridades de la UNT recibirán a los estudiantes elegidos como voceros por Asamblea General.

Luchar, organizarse y hacerse escuchar. No se trata de anarquismo, revolución utópica o retraso del cronograma lectivo. Se trata de derechos. Derechos que se deben respetar poniendo el presupuesto y las ideas sobre la mesa.

Javier Sadir

jsadir@colectivolapalta.com.ar

Para mantenerse informados y recibir información directa de los estudiantes:

Blog:latomaunt.wordpress.comFacebook:La Toma UNTTwitter:@latomaunt